Piel de asno II

En el capítulo anterior de Piel de Asno, vimos como una hermosa princesa escapaba de palacio para no casarse con su loco padre y encontraba el amor en un príncipe. Sin embargo, escondida como estaba debajo de una fea piel de asno y en una granja muy humilde, nadie más se había dado cuenta de su verdadera identidad y la trataban como a una pordiosera. Preocupados por el enamoramiento de su hijo, los reyes le pidieron al príncipe una prueba para saber si su amada era digna de ese amor. Y él se las concedió: Piel de Asno tendría que (…) Leer el Cuento Infantil >>

La leyenda de las estaciones

Cuentan que hace mucho tiempo, las cuatro estaciones no tenían nombre, ni meses específicos para hacer su aparición en el mundo. Y es que ninguna de ellas era capaz de ponerse de acuerdo. A una le encantaban los días soleados y llenos de verdor, otra prefería los días no tan calurosos pero con algo de sol y de brisa, a la otra le gustaban los días ventosos para jugar con las hojas que caían de los árboles y ver la lluvia caer, y la última amaba el frío, pues podía crear hermosas nevadas y fractales de hielo. De modo que (…) Leer el Cuento Infantil >>

Piel de asno

Había una vez un rey que se había casado con una hermosa mujer, la cual le dio una bella hija. Pero la reina enfermó gravemente tiempo después y antes de morir, le hizo prometer a su esposo que solo se volvería a casar con una mujer que fuera más bonita y virtuosa que ella. El soberano pues, empezó a buscar por todos los rincones del reino a una chica que igualara la belleza y dones de su difunta esposa, sin encontrarla. Mientras tanto, su hija creció y se convirtió en una muchacha hermosísima, aun más preciosa que su madre y (…) Leer el Cuento Infantil >>

El Sombrerón

Dicen que en tierras guatemaltecas, existe un espíritu tan extraño como temible, que a pesar de su apariencia inofensiva y su dulce voz, es toda una amenaza para las muchachas bonitas. Se trata del Sombrerón, un hombrecito al que nunca se le puede ver el rostro debido al enorme sombrero que lleva en la cabeza y tapa por completo sus facciones. Eso sí, se lo puede reconocer por qué siempre va sobre una mula pequeña y carga una guitarra al hombro. La historia de este ente comienza hace mucho tiempo, cuando habitaba en el barrio de La Antigua Guatemala una (…) Leer el Cuento Infantil >>

El lobo hambriento

Por el bosque, paseaba un lobo hambriento que hace días no había probado bocado. Como era invierno, muchas presas se habían escondido en sus madrigueras para estar a salvo del frío, manteniendo sus reservas de comida a salvo bajo tierra. Tampoco podía cazar pájaros, puesto que estos habían hecho sus nidos en las ramas más altas y él no sabía trepar árboles. Así que el lobo vagó, famélico, hasta acercarse a los límites del bosque, donde había una aldea en la que habitaban personas. Era peligroso para alguien como él aproximarse a un lugar así y más en su estado. (…) Leer el Cuento Infantil >>

Página 1 de 1912345...10...Última »