Categoría -Fábulas de Esopo

Las mejores y más conocidas fábulas de Esopo están aquí. Lee las mejores fábulas infantiles de todos los tiempos.

Estas fábulas para niños te sirven para la escuela, la casa, la parroquia y cualquier otro lugar. Son cuentos para México, Ecuador, Colombia, Argentina, Chile, Estados Unidos, España y de todo el mundo!

Fábulas de Esopo

El joven y la mala mujer

Este era un joven muy amable y apuesto, que había heredado una gran fortuna de su familia. Aunque en su pueblo había muchas muchachas que estaban enamoradas de él, él solamente se había fijado en una que era muy bella y lo trataba con mucho cariño. Ahora mismo se dirigía a su casa para visitarla y...

Fábulas de Esopo

Las ranas y el pantano seco

Había una vez dos ranitas que eran muy amigas y vivían en un charco del pantano. Todos los días jugaban juntas en el agua, cantando y saltando de un lado a otro. Los pajaritos las saludaban y ellas respondían con mucha alegría. Un día, una de las ranitas le hizo una pregunta a la otra que la puso a...

Fábulas de Esopo

El que promete imposibles

Este era un hombre que tenía una granja modesta en el campo. Vivía al lado de su mujer y de sus animales, y aunque no eran ricos, estaban muy a gusto pues nada les faltaba. Sin embargo todo cambió el día que el granjero cayó muy enfermo, a causa de una fiebre repentina. Temblaba tanto y tenía la...

Fábulas de Esopo

El lechón, los corderos y el lobo

Había una vez un lechón pequeño que vivía en un corral junto a su manada de puerquitos. Sin embargo era terriblemente caprichoso y le avergonzaba vivir en el lodo junto a ellos. Era por eso que todo el tiempo estaba de malhumor, siempre gruñendo y menospreciando a sus compañeros. Cuando ellos...

Fábulas de Esopo

El lobo y el perro

En el bosque vivía un lobo muy ágil, que constantemente tenía que cazar su comida para poder sobrevivir. A veces atrapaba liebres, pájaros o pequeños roedores. Como le habían enseñado a hacerlo desde pequeño, nunca le faltaba nada con que llenarse el estómago pero después de tanto tiempo haciendo...