El asno y la perrita faldera

En una granja muy próspera, vivía un granjero que tenía muchos animales, pero su preferido era su perrita perrita faldera, una criaturita que le hacía fiestas todos los días al llegar a casa y le lamía los dedos de las manos para demostrarle su cariño. Ella vivía en casa con la familia, dormía junto al fuego y comía bajo la mesa las sobras que su amo le daba. Estaba también un joven asno con el que el granjero iba todos los días a hacer la labranza y recorrer los campos. Esta bestia de carga le servía de transporte y también (…) Leer el Cuento Infantil >>

El león y su hijo

Un león salvaje, harto de que los hombres le dieran caza, decidió emigrar a tierras muy lejanas para vivir tranquilo. Al cabo de un tiempo logró tener un hijo, que creció hasta convertirse en un cachorro muy inquieto. Un día le preguntó a su padre, quien ya era muy anciano, si ellos eran naturales de esa tierra en la que habitaban. —No, hijo mío. Venimos de una tierra distinta, la cual abandoné para quedarme aquí. El leoncillo le preguntó porqué había hecho eso. El viejo león le dijo la verdad: los hombres estaban dando caza a los suyos y tenía (…) Leer el Cuento Infantil >>

El gato y el gallo

Todas las mañanas apenas salía el sol, el gallo asomaba desde el gallinero para despertar a todos los que vivían en la granja. Este animal desde siempre había sido conocido por su potente voz, cosa por la cual era el orgullo del granjero. Gracias a su canto, las personas de la casa grande podían levantarse a buena hora y aprovechar estupendamente el día, así como los animales podían hacer también sus faenas desde temprano. Solo había uno que no estaba satisfecho con los cantos del gallo y ese, era el gato de la granja, un animal astuto y perezoso al (…) Leer el Cuento Infantil >>

El águila y el escarabajo

Hubo una vez una liebre que tuvo que escapar a toda prisa por el campo, pues un águila voraz iba tras ella. La liebre llegó exhausta hasta el refugio de un pequeño escarabajo a quien le pidió ayuda. Y a pesar de su diminuto tamaño, el insecto salió para hablar ante el ave y pedirle que dejara ir a su amiga. —Perdónale la vida, por favor —le dijo—, ella aún es joven y tiene todo un camino por delante. Seguro puedes encontrar una presa más anciana, a quien morir le de lo mismo. Verás, en este lugar hay muchos animales que (…) Leer el Cuento Infantil >>

El cuervo que quiso ser cisne

Hubo una vez un cuervo que, descontento como estaba consigo mismo, se pasaba todos los días mirando con anhelo y envidia hacia un precioso estanque donde solía nadar un cisne. Esta magnífica ave poseía un plumaje blanco como la nieve y tan suave y esponjado, que no importaba cuanto se sumergiera en el agua, siempre permanecía seco e impecable. —¡Qué injusto es que un animal como ese tenga plumas tan hermosas! —graznaba el cuervo para sí mismo— Yo lo merezco más que él, pues soy más astuto, más distinguido. Puedo volar de un lado a otro. En cambio ese, lo único (…) Leer el Cuento Infantil >>

Página 1 de 2712345...10...Última »