Las tres hojas de la serpiente (2da parte)

En nuestro anterior capítulo de este cuento, vimos que el príncipe y la princesa habían sido rescatados de su sepulcro. Tristemente, ella ya no estaba enamorada de su marido y él no se había dado cuenta. Muy contento por tener a su mujer de vuelta y porque las cosas hubiesen vuelto a la normalidad, se embarcó con ella para ir a visitar a su padre, quien ahora tenía una hermosa residencia en una isla lejana. Durante el camino de regreso sin embargo, una terrible fiebre se apoderó de él, dejándolo en cama la mayor parte del tiempo. La princesa, en (…) Leer el Cuento Infantil >>

El ratón y la rana

Esta era una rana que tenía mucha hambre. Como ya no había nada que comer en su charca, saltó a tierra para ver si podía encontrar algo con lo cual llenarse el estómago. Ella era una criatura egoísta y mezquina, a la cual ninguna otra rana quería ayudar por su manera de ser. Pero como también era astuta, no tardó en encontrar a un ingenuo ratoncito que andaba paseando por el campo. —Que hambrienta me siento —dijo la rana lastimeramente—, ¿no tendrás tú algo para darme con lo que pueda calmar esta hambre? —Si quieres, te puedo llevar a un cultivo (…) Leer el Cuento Infantil >>

El mosquito molesto

El mosquito era una de las criaturas más ingratas y molestas que habitaban en la sabana. Siempre le gustaba salir en los días calurosos a molestar a los otros animales, picotéandolos sin piedad y causándoles enormes ronchas en el cuerpo, que se hinchaban y les daban comezón. Le hacía mucha gracia ver como, a pesar de su insignificante tamaño, era tan fácil provocar dolor a quienes ningún daño le hacían. Sus víctimas favoritas eran los depredadores, que a veces ni lo notaban debido a su diminuto tamaño. Pero sí que se daban cuenta de los insufribles piquetes con los que (…) Leer el Cuento Infantil >>