La reina y la campesina

Había una vez una viuda que tenía dos hijas muy bellas: la mayor se llamaba Blanca y la menor, Colorada. Un día, su madre invitó a entrar en casa a una pobre anciana que se veía muy cansada por tanto caminar. Le puso una silla para que se sentara y mandó a sus hijas a buscar algo para ofrecerle de comer. —Lo único que tengo son estas ciruelas —le dijo Blanca de mala gana, mostrándole los frutos—, son del ciruelo que yo misma planté. —A mí me gustaría darle mis uvas, pero creo que no han madurado —dijo Colorada humildemente—. Si quiere, (…) Leer el Cuento Infantil >>

Rahab y la destrucción de Jerichó

Este cuento corto de la Biblia cuenta que hace mucho tiempo, existía una ciudad llamada Jerichó, en la cual vivía mucha gente con malas intenciones. Allí, sus habitantes rechazaban a Dios y eran enemigos de su pueblo más amado: los israelitas. Sin embargo, había entre ellos una joven que era diferente y que en secreto, había sido enseñada desde niña para conocer y amar a su padre celestial. Su nombre era Rahab y sabía que algún día, el resto de la gente que vivía en Jerichó tendría que rendir cuentas por su mal comportamiento. Un día, se infiltraron en la (…) Leer el Cuento Infantil >>

El milano que quiso relinchar

En un bosque muy lejano, habitaban muchos pájaros coloridos. Cada uno de ellos llamaba la atención a su manera, pero entre los que más destacaban se encontraba el milano, quien era conocido por tener una voz profunda y muy hermosa. Cada vez que él se ponía a cantar, todos se quedaban en silencio para poder escucharlo, admirados por el tono de sus canciones. —Que bonito canta el milano, no hay música como la de él —decían. —Es el ave más entonada de todas. Y al oír estos comentarios, al milano se le inflaba el pecho de orgullo. Se sentía muy bien (…) Leer el Cuento Infantil >>

El ratón y el toro

Este era un toro que vivía en un establo en el que le daban todo lo que quería. A diario era alimentado con la mejor pastura y podía dormir cuanto quisiera, a diferencia de las vacas, que desde muy temprano se tenían que levantar y salir para que las ordeñaran. El animal pues, estaba tan consentido que no tardó en volverse un pesado. Se creía que merecía de todo, por el simple hecho de ser más grande que los otros animales y según él, más inteligente. —Como yo soy el mejor de todos, nunca me ponen a trabajar. A partir (…) Leer el Cuento Infantil >>

Lázaro y el hombre rico

Un día, Jesús se dio cuenta de que los hombres del templo adoraban más sus riquezas que a Dios. Él, que sabía que de nada servía tener bienes valiosos sin el amor de Dios, decidió contarles una historia para hacerlos entrar en razón. Hace mucho tiempo, vivía en una hermosa mansión un hombre muy rico que tenía de todo. Siempre se vestía con las telas más finas y exóticas de la región. Tres veces al día tenía en su mesa abundantes banquetes, y disponía también de decenas de criados a su servicio. El oro rebosaba de sus arcas y todos (…) Leer el Cuento Infantil >>

Página 1 de 3123