Hermes y el leñador

Un leñador necesitaba ir en busca de mucha leña, pues acababa de darse cuenta que solo tenía muy poco y nada más que para un día. Se alisto y se fue muy cerca de un río y empezó a cortar un árbol hasta que en su intento se le escapo de las manos cayendo el hacha directo al fondo del río. Al verse impotente de haber perdido la única hacha que tenía, se sentó a llorar amargamente. El dios Hermes al ver la actitud del leñador y toda su tristeza, muy compadecido sin pensarlo ingreso al fondo del río y (…) Leer el Cuento Infantil >>

El lobo y los pastores cenando

Era una época de primavera en el pueblo y los habitantes de la zona se preparaban para llevar a cabo la fiesta del año. Para eso, cada familia se organizaba con sus mejores trajes y con el mejor de sus corderos para contribuir con el gran banquete, pues todos daban lo mejor. Se acercaba el gran día y algunos lobos merodeaban la zona, uno de ellos que era muy astuto para robarse los corderos veía todo el movimiento de la gente y se preguntaba si habría un banquete pues moría de hambre. y dijo: -Por lo que veo esta vez (…) Leer el Cuento Infantil >>

El ladrón y su madre

Una madre vivía sola con su hijo, el niño crecía y una mañana, regresando de la escuela, traía en su mochila un libro que no era suyo. La madre al ver eso, tomo el libro entre sus manos, lo miro y dijo: -Este libro me parece muy caro e interesante, de ¿donde lo sacaste? -Mi compañero me lo presto para hacer la tarea y como tu aun no me lo has comprado, me lo traje. Ahora ya puedo hacer mi tarea, no se dio cuenta que me lo robe. Bueno hijo, si el puede comprarse otro esta bien, quédate con (…) Leer el Cuento Infantil >>

El Oso Perezoso

Roloso era el oso más perezoso de “El bosque de los Osos”. Y lo peor era que su pereza aumentaba cada día. Roloso se había vuelto tan pero tan perezoso que a veces ni comía porque le daba pereza cazar su alimento. Cuando quería comer, siempre esperaba a que sus amigosos se esforzaran durante horas cazando para conseguir comida. Roloso se acercaba disimuladamente en la noche cuando sus amigosos dormían y sacaba dos conejos del refrigerador, “prestados” como decía él, y se los llevaba bien lejos, en donde prendía una fogata, les ponía algunas hierbas para condimentar y los ponía a (…) Leer el Cuento Infantil >>

Luchito y las frutas

Noé, era una persona de avanzada edad y no podía recoger solo toda la cosecha de fruta que tenía en el huerto. Le gustaba ayudar a sus vecinos dándoles trabajo a cambio de comida o frutas. Necesitaba una persona de confianza y pensó en Luchito, un niño nuevo que era amigo de otro niño llamado Pablito, el cual estaba de vacaciones en la casa de su abuelita, así que no pudo contactarlo y tuvo que ofrecerle trabajo a Luchito. Una mañana, muy temprano, Luchito pasaba cerca de la casa de Noé  y al verlo, Noé lo llamó: “Hola Luchito, ¿Puedes (…) Leer el Cuento Infantil >>