Los loros disfrazados

Este cuento para niños está basado en una leyenda popular de Ecuador, que nos enseña la importancia de la gratitud en la vida. Cuentan que hace muchísimo tiempo, cayó sobre la Tierra un diluvio tan terrible que muchos pueblos quedaron sumergidos bajo el agua. Las personas, muy asustadas, corrían hacia los lugares más altos tratando de sobrevivir. Entre ellos había un niño y una niña que consiguieron llegar hasta una mágica isla. Esta crecía conforme lo hacían las aguas, de modo que nunca llegaba a estar totalmente cubierta. Allí se refugiaron, dentro de una cueva oscura, fría y seca, que (…) Leer el Cuento Infantil >>

Alí Babá y los 40 ladrones

En una lejana ciudad de Persia habitaban dos hermanos llamados Alí Babá y Kasim, los cuales vivían en absoluta pobreza. Cuando se hicieron jóvenes, Kasim se casó con una muchacha muy rica y se fue a vivir a su palacio, olvidándose de su hermano por completo. Pero Alí Babá no le guardaba rencor, pues tenía un corazón noble. Además, estaba enamorado de Zulema, una linda muchacha que era hija de un leñador tan pobre como él. Un día mientras Alí Babá paseaba por el campo, vio a cuarenta hombres montados en sus caballos que iban a todo galope. El muchacho (…) Leer el Cuento Infantil >>

Simbad en las cavernas

Durante nuestra aventura anterior, vimos que Simbad había naufragado en una isla perdida en donde peleó con un gigante, el aterrador Polifemo. Así fue como se lo relató a aquel pobre carguero, que ahora acudía todos los días a su casa para escuchar sus historias, comer en su mesa y recibir grandes muestras de su generosidad en forma de monedas de oro. Aquella tarde, Simbad tenía otra gran proeza que relatarle y el carguero no podía esperar para escuchar otro de sus maravillosos cuentos. —A estas alturas sabrás que durante mi juventud, yo no era persona que se conformara con (…) Leer el Cuento Infantil >>

Simbad y el gigante Polifemo

En el capítulo anterior de las aventuras de Simbad, leímos como nuestro protagonista quedaba encerrado en un valle poblado de serpientes, del que logró escapar con grandes riquezas gracias a su astucia y optimismo. Volvió el carguero Simbad pues, a la casa de su homónimo, esperando escuchar más aventuras que le permitieran descubrir como se había hecho tan rico. Como de costumbre, comieron y bebieron amenamente, y después el antiguo marinero volvió a hablar. —Me aburrí pronto de la vida de comerciante, como las veces anteriores, y me dispuse a tomar otro barco en Basora, para adentrarme en el mar (…) Leer el Cuento Infantil >>

Simbad y la isla viviente

Durante nuestra última historia sobre Simbad, nos enteramos de como aquel rico comerciante adquirió grandes riquezas y como, con gran humildad, invitó a comer a un humilde carguero que se llamaba igual que él, para contarle sus grandes aventuras. —Es cierto que provengo de una familia con gran fortuna —le dijo él mientras comían de los manjares de su banquete—, aunque ni de lejos era tan grande como la que posea hoy. El día que mi padre murió me legó todos sus bienes, entre ellos un hermoso barco. Vendí todo lo que tenía y me hice a la mar para buscar (…) Leer el Cuento Infantil >>

Página 1 de 712345...Última »