Simbad y el gigante Polifemo

En el capítulo anterior de las aventuras de Simbad, leímos como nuestro protagonista quedaba encerrado en un valle poblado de serpientes, del que logró escapar con grandes riquezas gracias a su astucia y optimismo. Volvió el carguero Simbad pues, a la casa de su homónimo, esperando escuchar más aventuras que le permitieran descubrir como se había hecho tan rico. Como de costumbre, comieron y bebieron amenamente, y después el antiguo marinero volvió a hablar. —Me aburrí pronto de la vida de comerciante, como las veces anteriores, y me dispuse a tomar otro barco en Basora, para adentrarme en el mar (…) Leer el Cuento Infantil >>

Simbad y la isla viviente

Durante nuestra última historia sobre Simbad, nos enteramos de como aquel rico comerciante adquirió grandes riquezas y como, con gran humildad, invitó a comer a un humilde carguero que se llamaba igual que él, para contarle sus grandes aventuras. —Es cierto que provengo de una familia con gran fortuna —le dijo él mientras comían de los manjares de su banquete—, aunque ni de lejos era tan grande como la que posea hoy. El día que mi padre murió me legó todos sus bienes, entre ellos un hermoso barco. Vendí todo lo que tenía y me hice a la mar para buscar (…) Leer el Cuento Infantil >>

El mejor regalo

Un padre tuvo ciertas dificultades económicas, pero al ver que llegaba una fecha especial en la que su hijo esperaría un regalo, se preocupo mucho. Pasaron los días y el no conseguía el dinero suficiente para comprar el regalo tan esperado por Mike, su hijo. Un día, el padre escuchó en la radio que estaban sorteando mediante un concurso el tan ansiado juguete por Mike, solo por responder unas preguntas, muy nervioso el padre llegó hasta el lugar del sorteo, pero vio con sorpresa que no era el único. Había otro señor que iba con las mismas intenciones, en el (…) Leer el Cuento Infantil >>

La magia del amor

Mis abuelos eran amigos de unos vecinos que renegaban de todo. Siempre estaban enojados y nadie sabía el motivo, pero un día se celebraba una gran fiesta pues era el cumpleaños de uno de los vecinos y estábamos invitados. Todos los vecinos se alistaban para ir a festejar, menos Juan y José, dos hermanos que eran mayores y de la edad de mi abuelo nunca salían, se la pasaban leyendo o durmiendo. La única persona que puede convencerlos será tu abuelo decía mi padre, tenemos que hacerlos reír y que se diviertan pensé yo. Aunque era todavía pequeño se me ocurrió ir a  visitarlos (…) Leer el Cuento Infantil >>

Las palomas, amigas de las abejas.

En una colmena llena de abejas muy laboriosas, se encontraban algunas de ellas muy cansadas. Aburridas de tanto trabajar y de soportar tanto calor, una de ellas comentaba a sus compañeras: -“Estoy harta de ser una abeja y trabajar tanto, ¡como me gustaría ser un ave, volar muy alto y sentirme libre! Ellas no tiene que trabajar como nosotras y todos quieren a las palomas, les dan de comer, las siguen, quieren estar con ellas, hasta se toman selfies, pero cuando nos ven a nosotras, todos se asustan y huyen despavoridos y si pueden nos matan”. Decían así las demás (…) Leer el Cuento Infantil >>

Página 1 de 612345...Última »