Valor -Cuentos sobre Amor, cariño, afecto, adoración

En esta sección de Cuentos Cortos para Niños de Amor, encontrarás cuentos que permiten a los maestros y padres, inculcar este valor en los pequeños en la escuela y el hogar de forma entretenida.

Antes que nada debes saber que el amor es un valor muy importante que consiste en sentir un gran afecto por otra persona o criatura, para la cual solamente deseamos lo mejor.

Ejemplos:
-Una pareja que se conoce, se enamora y decide compartir su vida.
-Alguien que ama a sus mascotas, porque las ha cuidado desde que son pequeñas.
-Una madre que ama a sus hijos, sin importar que se equivoquen o se porten mal.

Al amor frecuentemente también se le llama: cariño, afecto, adoración.

¡Esperamos que disfrutes nuestros Cuentos Infantiles Cortos de Amor!

Cuentos Muy Cortos para Niños Otros Cuentos

Los Cristales del Poder

Mi amigo Roberto y yo íbamos siempre al jardín de mi casa, después de las clases del colegio. Allí, en la rama de un árbol, colgábamos nuestras capas de plástico y unas piedras que pintamos de colores. Para nosotros era suficiente dejar volar nuestra imaginación y jugábamos a que nuestras piedras eran los cristales mágicos que nos daban poder para volar. Mi madre se prestaba al juego y nos seguía la corriente jugando con nosotros a veces incluso...

Cuentos Muy Cortos para Niños Otros Cuentos

La cajita musical

Era fin de semana, estábamos de paseo en una playa del sur y la gente armaba las carpas, otros sacaban los maletines y los clásicos víveres que todos llevan cuando te vas de campamento. Al atardecer, hacía frío y el cálido sol parecía esconderse de nosotros. Empezamos a preparar las fogatas mientras algunos organizaban juegos y cantos para pasar un momento agradable. Nunca olvidaré los fuegos artificiales a la medianoche, los abrazos y la...

Cuentos Muy Cortos para Niños Poesías y Poemas para Niños

Mi abuelita, los cuentos y yo

Recuerdo cuando todas las noches, de niño, conversaba con mi abuela: Abuelita, ¿me cuentas un cuento?. Claro que sí, niño inquieto. Abuelita, ¿me das un beso? También te lo doy si quieres, mi niño travieso. Recuerdo que cuando era adolescente le decía: Abuelita, estoy cansado de estudiar, ¿qué tal si un cuento me empiezas a contar? Claro que sí, mi amor, te voy a inventar una historia antes de irte a soñar. Ahora, de adulto yo, ella es la que...