El pájaro Cu

Tiempo atrás, cuando los humanos aun no poblaban la tierra en demasía, existía un bosque muy hermoso en el que todos los pájaros convivían en armonía. Además, eran capaces de hablar entre ellos, por lo que a menudo sostenían grandes conversaciones y celebraban las más hermosas fiestas. Entre todas estas aves había una que era conocida como el pájaro Cu, que no hacía más que lamentarse. No le gustaba su plumaje, tan triste y deslucido. Envidiaba los hermosos colores que poseían las plumas de las otras aves y lloraba porque quería ser como ellas. —No es justo, todos tienen plumas (…) Leer el Cuento Infantil >>

El pájaro de oro (5ta parte)

Anteriormente, vimos que la zorra y el príncipe se habían aliado para dejar que él viviera su amor con la princesa, sin tener que entregarla al rey del caballo de oro. Así pues, la zorra se transformó en una criatura igual a la joven y entró en el palacio, donde le hizo una reverencia al soberano. Este se quedó tan contento, que dejó sin vacilar que el príncipe se marchara con su preciada montura. Partieron él y la princesa pues, hasta el castillo del rey del pájaro de oro y en el camino, la zorra los volvió a alcanzar transformada (…) Leer el Cuento Infantil >>

El perro en el pajar

En una granja habitaba un perro muy fiero y que siempre estaba de mal humor. Como lo habían educado desde cachorro para cazar y ahora ya no podía salir tras los patos, debido a su pata que cojeaba, se desquitaba con los otros animales que vivían en la finca. A las gallinas las aterrorizaba metiéndose en su gallinero para ladrar sin control, a los caballos les mordía la cola, a los puerquitos les gruñía y les robaba la comida, y al pobre gato lo perseguía cada vez que se cruzaba en su camino. Pero los que más sufrían eran los (…) Leer el Cuento Infantil >>

El pájaro de oro (4ta parte)

En el episodio anterior de nuestra historia, nos dimos cuenta de que el príncipe había sido descubierto al intentar robar el caballo de oro. Ahora, tenía que dirigirse al palacio más próximo para robar a la hermosa princesa que el rey quería, a cambio de perdonarle la vida. —No debería preocuparme por ti después de todas las veces que me has desobedecido —le dijo la zorra cuando volvió a pedirle consejo—, pero ya tengo buen corazón, te diré lo que tienes que hacer. Cuando llegues al castillo de la princesa, la verás salir para entrar en la casa de baños. Bésala (…) Leer el Cuento Infantil >>

Las orejas del conejo

Miles de años atrás, cuando todos los animales vivían en armonía en medio de la naturaleza, el conejo no tenía las largas orejas que le conocemos hoy en día. Estas más bien eran puntiagudas y pequeñitas, iguales a las de los gatos. Y el pobre animal se sentía tan chiquito e insignificante, que todo el tiempo vivía comparándose con otras criaturas. —Ay, pero que pequeño que soy —se lamentaba—, ojalá pudiera ser tan grande como los elefantes, que se hacen notar adonde quiera que van. O tan fiero con los leones, a los cuales todo el mundo respeta. En cambio con (…) Leer el Cuento Infantil >>

Página 1 de 2112345...10...Última »