Cuentos Muy Cortos para Niños Fábulas Infantiles

Unos pequeños con gran corazón

Unos pequeños ratoncitos jugaban alborotados en un verde campo. Con tanto ruido no se dieron cuenta de que por allí muy cerca se encontraba un tigre descansando. Fue tanto el enojo del tigre por haberse despertado, que sin pensarlo dos veces se lanzó sobre los temerosos ratones.

Los ratones suplicaron por su vida rogando que no se los coma. Ante tantas súplicas, el tigre accedió diciendo: “Bueno, bueno, como acabo de cenar hace poco, los dejaré libres pero si me molestan de nuevo, no dudaré en convertirlos en mi desayuno”.

Los ratones respondieron: “Gracias señor tigre, le prometemos que no se arrepentirá y que le devolveremos el favor algún día”.

El tigre se fue riéndose y pensando: “¿Cómo es que siendo tan pequeños me podrán ayudar algún día?”

A la mañana siguiente, los ratones jugaban como siempre alocados con las frutas del bosque y con su hula-hula pero con más cuidado para no molestar al tigre. De pronto escucharon unos gritos que les llamó la atención. Fueron todos a ver qué sucedía y vieron al tigre que colgaba de unas redes; había caído en una trampa.

El tigre vio que su amigo el oso pasaba cerca y le dijo: “¡Oso, ayúdame por favor que ya vienen los cazadores y me van a llevar!” El oso se asustó y se fue corriendo para que los cazadores no lo atrapen a él también. Los ratoncitos que estaban mirando al tigre le dijeron: “Nosotros le podemos ayudar señor tigre”. El tigre triste porque pensaba que ya era presa segura de los cazadores, les dijo sin ganas: “está bien ratones, hagan lo que puedan antes que vengan los cazadores y me lleven. De todos modos ya me resigné.”

Los ratones empezaron a morder la red hasta que se rompió y por fin salvaron al tigre. Esta noble acción dejó meditando al  tigre gruñón ya que él pensó que los ratones lo dejarían allí para que no vuelva a ser un peligro para ellos. Desde entonces fue un gran amigo de los ratones y entre todos ahora se cuidan para que nadie les haga daño.

ratones jugando

No debemos menospreciar a los demás como hizo el tigre con los ratones. Todos somos importantes y debemos respetarnos.

Tampoco seamos desagradecidos. Seamos como los ratones del cuento.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas (9 votos, Calificación: 8,56 de 10)
Cargando…

Acerca del autor

Anonimo

18 Comentarios

Clic aquí para Comentar

DESCARGA GRATIS: 20 EJEMPLOS DE CUENTOS CORTOS PARA NIÑOS




RSS Cuentos Infantiles Cortos

  • El secreto de la serenidad
    Había una vez un muchacho que para aprender sobre los secretos de la vida, se retiró a un templo budista que se encontraba en lo alto de una gran montaña, muy apartado de la civilización. Ahí, vivía un viejo maestro llamado Tsin Shih que sería el encargado de guiarlo. Al principio el estudiante se adaptó bien […]
    Erika GC
  • ¿Qué es el amor?
    Una profesora se encontraba dando clase a sus pequeños alumnos cuando, en medio de la lección, uno de ellos levantó la mano y tímidamente le hizo una pregunta. —Maestra… ¿qué es el amor? Al principio, la mujer se quedó descolocada, sin saber como explicárselo. Pero luego de pensarlo por unos segundos, decidió que una pregunta […]
    Erika GC
  • La casa imperfecta
    Había una vez un maestro albañil que toda su vida, desde joven, había trabajado colocando cimientos, levantando paredes y haciendo grandes edificios y casas. Y aunque todos los días sin fallar se había levantado temprano para ir a ganarse la vida honradamente, el tiempo no había pasado en vano. Empezaba a hacerse viejo y pensó […]
    Erika GC
  • El pescador
    Un día, un rico empresario salió a disfrutar de un paseo por la playa. A simple vista, uno podía apreciar que se trataba de un hombre millonario, pues iba vestido con un traje de marca carísimo, llevaba un reloj de oro puro en una muñeca, gafas de sol exclusivas y hasta la goma que usaba […]
    Erika GC
  • La Vaca
    Un día, un joven discípulo salió a viajar por el mundo al lado de su maestro, un viejo muy sabio que había vivido un montón de experiencias y al cual había jurado obedecer. Por largos días caminaron, buscando posada en los lugares que se atravesaban por su camino. Hasta que llegaron a un campo hermoso, […]
    Erika GC

Lee los mejores cuentos del blog