Un gallo le dijo a una gallina:

-“Las nueces ya maduraron, creo que sería mejor irnos lejos a comerlas, antes que llegue la ardilla y se las coma todas, ¿no te parece?”.

-“Claro, dijo la gallina, vamos pronto a comer porque ya tengo hambre”.

Así, llegaron a cierto lugar y comieron tanto hasta engordar, ya no podían ni moverse y menos caminar, por eso tuvieron que hacer un carro para movilizarse. De inmediato se subió la gallina y esperando que el gallo jalara el carro, pero el no quiso y le dijo:

-“No pienso hacer eso, prefiero ir caminando, así estaré mejor”.

Y mientras se ponían de acuerdo apareció una pata muy enojada reclamando su presencia, pensando que ellos se comerían sus nueces empezó a perseguirlos, pero el gallo a tiempo la detuvo y bajo amenaza, hizo que la pata atada al carro los llevara mientras ella corría y el gallo hacía de chofer.

En el camino una aguja y un alfiler trataban de detener el carro para pedir que los llevaran, pues dijeron que iba a oscurecer muy pronto y no tenían movilidad. Una vez que aceptaron el gallo y la gallina, continuaron su camino juntos hasta llegar a un hospedaje. El dueño dudo en aceptarlos pero ante la oferta del gallo, de dejarle a la pata que ponía un huevo cada día, por fin el hombre acepto.

Por cierto, antes que te olvides, ¿nos apoyarías con un like? De esta forma nos apoyas a seguir publicando de forma gratuita.😀

Todos descansaron felices aquella noche, al amanecer mientras todos dormían, canto el gallo y despertó a la gallina, juntos comieron el primer huevo que la gallina puso antes que salieran del hospedaje. Antes de partir, pusieron la aguja en la toalla del dueño de la posada y el alfiler en su asiento, de modo que el hombre se lastimara cuando las usara.

Al secarse la cara, el hombre se lastimo el rostro con el alfiler, muy enojado fue y se sentó sin saber que la aguja estaba clavada en su asiento favorito, y la aguja lo lastimo mucho, luego sospecho de sus huéspedes, fue a buscarlos y no los encontró. Pensó entonces que no era bueno hospedar gente como ellos, pues su manera de de hacer bromas no eran de su agrado y se van sin pagar su consumo.

Un par de pilluelos 1

“Si piensas hacer un negocio, mejor sera que pidas el pago por adelantado”.

 

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas (24 votos, Calificación: 7,25 de 10)
Cargando...

Acerca del autor

Hermanos Grimm

¡Sé el primero en comentar!

Clic aquí para Comentar