Cuentos Clásicos para Niños Cuentos Muy Cortos para Niños Cuentos para Dormir Otros Cuentos

Santa Claus y Rodolfo el reno

Cuenta la historia que una vez Santa Claus, imaginaba como podría ser mas veloz para llegar a todos los niños del mundo sin faltarle a ninguno. Tan solo anhelaba entregarles muchos regalos solo en una noche y un día, así que pensando mucho tuvo una gran idea, debía encontrar algo que aumentara la velocidad de los renos y encontró una yerbas mágicas que sería el alimento de sus lindos animales.

Para eso Rodolfo el reno era un pequeñín que anhelaba ser parte del equipo de Santa, un día se encontraron y Santa le dijo:

-¿Que te pasa tienes algún problema?

-Es que tengo la nariz muy roja y todos me molestan.

Pero Santa respondió así:

-Tu nariz es hermosa y debes recordar que lo más importante no es lo externo, pero necesitas crecer y creer en el fondo de tu corazón, que un día cuando crezcas estarás en mi equipo y seras único y parte de mi familia, porque todos lo son. Solo tienes que prepararte, cree en esto y lo lograras.

Así paso el tiempo y Rodolfo el reno iba observando como Santa Claus preparaba durante el año todos los juguetes que iba a entregar en navidad, el tenía una fábrica muy grande y organizada con muchos juguetes. Cada año recibían muchos pedidos de todos los niños del mundo.

Un día Rodolfo empezó a crecer y a ser uno de los más fuertes y veloces del reino, pues Santa había encontrado unas yerbas mágicas que al dárselas a los renos los hacían cada vez mas veloces, lo cual era muy bueno a la hora de la entrega de juguetes porque cada año nacían mas niños y no se daban a vasto.

Así, cuando llego la navidad, todo quedaba listo, los renos, la cena para el viaje, la ropa de Santa que su esposa le preparaba, unos cantos celestiales que ensayaron anunciando así su llegada, era tan emocionante para todos este fascinante viaje que de los renos, quien esta vez estaba listo y adelante, e iba con orgullo iniciando su gran travesía, cruzando por los cielos del mundo y a gran exactitud, era y con honor, Rodolfo el reno.

santa-claus-y-rodolfo-el-reno

 

 

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars (31 votos, resultado: 8,58 de 10)
Cargando…
Loading...

Acerca del autor

Paty Cuentacuentos

¡Sé el primero en comentar!

Clic aquí para Comentar

DESCARGA GRATIS: 20 EJEMPLOS DE CUENTOS CORTOS PARA NIÑOS

Loading...




RSS Cuentos Infantiles Cortos

  • El pescador
    Un día, un rico empresario salió a disfrutar de un paseo por la playa. A simple vista, uno podía apreciar que se trataba de un hombre millonario, pues iba vestido con un traje de marca carísimo, llevaba un reloj de oro puro en una muñeca, gafas de sol exclusivas y hasta la goma que usaba […]
    Erika GC
  • La Vaca
    Un día, un joven discípulo salió a viajar por el mundo al lado de su maestro, un viejo muy sabio que había vivido un montón de experiencias y al cual había jurado obedecer. Por largos días caminaron, buscando posada en los lugares que se atravesaban por su camino. Hasta que llegaron a un campo hermoso, […]
    Erika GC
  • El papel arrugado
    Era un día normal en la escuela cuando Luis, uno de los estudiantes más conflictivos del salón, golpeó a uno de sus compañeros después de discutir por una tontería. No contento con eso también insultó a Noé, el chico con quien había peleado por un comentario inofensivo. En el fondo, Luis era una buena persona […]
    Erika GC
  • El árbol triste
    Había una vez un bosque frondoso en el cual habitaban distintos tipos de árboles. Todos ellos convivían felices y en armonía, pero había uno en especial al que siempre se le veía cabizbajo y triste. Y es que él, a diferencia de los demás, no tenía la menor idea de quien era. No daba frutos […]
    Erika GC
  • El saco de plumas
    En un pueblo vivía un hombre que apreciaba mucho a su mejor amigo, pues desde niños se habían criado juntos. Habían crecido, estado el uno con el otro en las buenas y en las malas, y se habían ayudado en los tiempos de necesidad. Parecía que nada en el mundo podría quebrantar esa gran amistad […]
    Erika GC

Lee los mejores cuentos del blog