Cuentos Largos Infantiles

¿Por qué el mar es salado?

Hace mucho tiempo, vivían dos hermanos. El hermano mayor era rico y exitoso, pero malo y arrogante. El hermano menor era muy pobre, pero amable y generoso.

Un día, el pobre hermano y su esposa descubrieron que no tenían nada para comer en su casa. Tampoco tenían dinero y nada que pudieran vender. Para empeorar las cosas, el día siguiente era Navidad, un día de celebración.

—¿Dónde vamos a conseguir algo de comer? Mañana es Navidad. ¿Cómo vamos a celebrar? —preguntó llorando la esposa del pobre hermano.

Él no sabía que hacer.

—Ve con tu hermano y pídele ayuda —le sugirió su mujer—. Ayer mató a una vaca, lo vi. Seguramente no le importará darnos un poco de carne.

El pobre hombre suspiró. No le gustaba pedirle ayuda a su hermano, porque sabía lo malvado y egoísta que era. Pero al día siguiente era feriado, y realmente tenían que conseguir algo de comer.

Entonces se puso su andrajosa capa y caminó hacia la casa de su rico hermano.

—¿Qué quieres? —preguntó el hermano rico tan pronto como lo vio.

—¿Por qué vienes aquí? —gritó la esposa del hombre rico—. Mañana es Navidad y estamos ocupados preparando la fiesta. ¡Vete, no tenemos tiempo para ti!

—Hermano —dijo el pobre hombre—, no tenemos nada para comer en la casa, no hay comida para celebrar las fiestas. Préstame un poco de carne, para que yo y mi esposa también podamos celebrar.

—¡Lo sabía! —gritó la esposa del hombre rico a su marido—. Sabía que tu hermano vendría a mendigar algún día. ¡Échalo!

El pobre hombre ignoró a la mujer.

—Por favor, hermano —suplicó.

—Oh, muy bien —se quejó el hombre rico—. ¡Toma esto, y busca a Hiysi!

Y le arrojó una pezuña de vaca al pobre hombre.

El pobre hombre agradeció a su hermano, y envolviendo la pezuña de la vaca en su capa hecha jirones, comenzó a caminar de regreso a su casa. Mientras caminaba pensó:

—Mi hermano no me dio la pezuña. Me ha dicho que se la lleve a Hiysi. Así que este pedazo de carne no es mío para comer, sino de Hiysi.

Hiysi, el duende de la madera, vivía en lo profundo de un bosque oscuro y sombrío. El pobre hombre, decidido a entregarle la pezuña, caminó y caminó entre los árboles, hasta encontrarse con unos leñadores.

—¿A dónde vas, tan profundo en el bosque? —le preguntaron.

—Con Hiysi, el duende de la madera. Tengo una pezuña de vaca para él. ¿Me pueden decir cómo encontrar su cabaña?

—Sigue caminando en línea recta. No gires a la izquierda ni a la derecha, y pronto estarás en la cabaña de Hiysi. Pero escucha con atención. Hiysi ama la carne. Te ofrecerá plata, oro y piedras preciosas en agradecimiento. No aceptes nada de esto. Pregunta en cambio por su molino de piedra. Si intenta ofrecerte algo más, recházalo. Pide solo su molino de piedra.

El pobre hombre agradeció a los leñadores y siguió caminando. Muy pronto vio una choza. Entró y vio a Hiysi, el duende de la madera.

—¿Por qué has venido aquí? —preguntó Hiysi.

—Te he traído un regalo, una pezuña de vaca. —respondió, tendiéndole el trozo de carne.

—¡Carne! —gritó Hiysi encantado—. ¡Rápido, dámela! ¡No he comido carne en treinta años!

Hiysi tomó la pezuña y se la comió.

—Ahora te daré un regalo a cambio. Toma, toma un poco de plata —dijo, sacando un puñado de monedas de plata.

—No, no quiero plata.

—¿Oro, entonces? —ofreció Hiysi, sacando dos puñados de monedas de oro.

—No. Tampoco quiero oro.

—¿Qué tal unas piedras preciosas? ¿Diamantes, rubíes, zafiros?

—No, gracias, tampoco quiero ninguno de esos.

—Bueno, ¿qué quieres entonces?

—Quiero tu molino de piedra.

—¡Mi molino de piedra! —exclamó Hiysi—. No, no puedes tener eso. Pero puedo darte todo lo que quieras.

—Es muy amable de su parte», dijo el pobre hombre—, pero solo quiero tu molino de piedra.

Hiysi no sabía qué hacer. Se había comido la pezuña de la vaca y no podía dejar que el pobre hombre se fuera sin un regalo a cambio.

—Oh, bueno —dijo al fin—. Supongo que debo dejarte tener mi molino de piedra. Tómalo. ¿Pero sabes cómo usarlo?

—No, dímelo.

—Bueno —explicó Hiysi—, este es un molino de piedra mágico. Te dará lo que desees. ¡Solo pide tu deseo y di «Muele, mi molino de piedra»! Cuando tengas suficiente y quieras que se detenga, solo di «Suficiente» y se detendrá. ¡Ahora vete!

El pobre hombre agradeció a Hiysi y, envolviendo el molino de piedra mágico en su capa hecha jirones, regresó a casa. Ahí, su esposa estaba llorando, ya que lo había dado por muerto.

—¿Dónde has estado? ¡Pensé que nunca volvería a verte!

El pobre hombre le contó sus aventuras. Luego, colocando el molino de piedra mágico sobre la mesa, dijo:

—¡Muele, mi molino de piedra! Danos un festín digno de un rey.

El molino comenzó a moler y se sirvieron los platos más maravillosos. El pobre hombre y su esposa comieron hasta que no pudieron comer más.

—¡Suficiente! —ordenó el pobre hombre, y el molino de piedra dejó de moler.

Al día siguiente, celebraron la fiesta con mucha felicidad. Había suficiente para comer y prendas nuevas para vestir. Desde entonces nunca les faltó nada. El molino de piedra les dio una hermosa casa nueva, campos verdes llenos de cultivos, caballos y ganado, y mucho comida y ropa . Pronto tuvieron tanto que ya no necesitaron usar el molino de piedra.

El hermano rico se enteró del cambio de fortuna del pobre hombre.

—¿Cómo pudo mi hermano hacerse rico tan repentinamente? —se preguntó—. Debo averiguarlo.

Entonces fue a la casa del pobre hermano.

—¿Cómo te has vuelto rico tan rápido? —preguntó.

El pobre hermano le contó sobre Hiysi y su regalo del molino de piedra mágico.

«Debo obtener ese molino para mí», pensó el hermano rico.

—Muéstrame el molino de piedra —exigió.

El pobre hermano, sin sospechar de su maldad, lo hizo. Puso el molino sobre la mesa y dijo:

—¡Muela, mi molino de piedra! Danos cosas buenas para comer.

De inmediato, el molino comenzó a girar y derramó los más deliciosos pasteles y panes sobre la mesa. El hermano rico no podía creer lo que veía.

—¡Véndeme tu molino de piedra! —le suplicó al pobre hermano.

—No, el molino de piedra no está a la venta —contestó el pobre hombre.

—Bueno, entonces, ¿me lo prestas un poco? ¡Después de todo, fui yo quien te dio la pezuña de vaca para llevar a Hiysi!

El pobre hermano se lo pensó por un momento. ¿Qué daño podría haber en dejar que su hermano tuviera el molino de piedra por un tiempo?

—Muy bien, puedes tenerlo prestado por un día.

El hermano rico estaba encantado. Agarró el molino y salió corriendo sin preguntar cómo hacer que se detuviera. Lo puso en un bote y remó hacia el mar con ella, donde los pescadores transportaban sus capturas de peces.

«Los pescadores están salando el pescado», pensó. «pagarán bien por la sal fina».

Ya estaba lejos de cualquier tierra. No había nadie que lo escuchara mientras decía:

—¡Muela, mi molino de piedra! ¡Dame sal, tanta como puedas!

El molino comenzó a girar y derramó la sal más fina y blanca, hasta que el bote estuvo lleno. El hombre rico quiso detener el molino, pero no sabía cómo.

—¡Alto, mi molino de piedra! Deja de moler. No quiero más sal.

Pero el molino seguía girando, derramando la mejor sal blanca.

El hombre rico le suplicó y le suplicó que se detuviera. Pero él no sabía las palabras mágicas. Mientras tanto, el molino de piedra seguía girando y derramando sal y más sal. El hermano rico intentó tirarlo por la borda, mas no pudo levantarlo. El bote estaba ahora tan lleno de sal que comenzó a hundirse.

—¡Ayuda! —gritó. Pero no había nadie allí para escucharlo.

El molino de piedra siguió girando, derramando sal, y el bote siguió hundiéndose hasta que terminó en el fondo del mar, con el hombre rico y el molino de piedra.

Fue así como el hombre rico se ahogó a causa de su avaricia.

Pero el molino de piedra mágico siguió girando, incluso en el fondo del mar, derramando la más fina sal blanca. Sigue girando allí hasta el día de hoy, haciendo más y más sal.

Y lo creas o no, es por eso que el mar es tan salado.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas (20 votos, Calificación: 7,95 de 10)
Cargando…