Cuentos de Terror para Niños

Pablito y su miedo a la oscuridad: Una lección para los padres

Pablito era uno de los tantos niños que le temían a la oscuridad. Un día se quedó solo en su casa pues sus padres habían ido a una reunión y no tuvieron con quien dejarlo. Pablito se quedó tranquilo jugando Play Station 3. Pero de pronto, hubo un apagón (se fue la energía eléctrica) y Pablito se quedó mudo del susto. No sabía qué hacer. Entonces Pablito se fue a su cuarto a buscar una linterna pero no la encontraba. Pablito entró en pánico porque le tenía miedo a la oscuridad y no encontraba la linterna. Pablito veía que una sábana se movía en el aire (para él era un fantasma),  oía voces extrañas (para él eran espíritus) y escuchaba golpes (pensó que venían los zombies a comérselo). Pablito lo único que pudo hacer era entrar a su cuarto y meterse en una pequeña carpa que tenía en medio de su habitación.

Cuando los padres de Pablito llegaron a la casa (1 hora luego de que Pablito estuvo llorando), la mamá abrazó fuerte a su hijo y le dijo que la oscuridad no debería darle miedo por ningún motivo. Pablito dijo: “¿De verdad?…. pero si yo veo en la televisión como es que todo lo malo sucede en la oscuridad“. Les había contado que había visto un fastama, que había escuchado voces del más allá, que había sentido espíritus en la casa y que había escuchado a zombies acechar la casa.

Los padres le explicaron lo que había ocurrido: El fantasma en realidad era una sábana estirada en un cordel en la cocina ya que estaba lloviendo y no la pudieron colgar en el patio. Las voces del más allá habían sido en realidad unos vecinos que habían estado discutiendo y no eran espíritus. Por último los golpes no habían sido de zombies sino que era Bobby, el perrito de la casa que Pablito había olvidado a causa de su miedo.

niño con miedo a la oscuridad

Entonces ese día los padres aprendieron que debían enseñarle muchas cosas a Pablito y debían prestarle más atención a él. A partir de ese día hacían todo lo posible para hacer de su hijo alguien más seguro de sí mismo y pronto Pablito aprendió a no tener miedo a la oscuridad. Este cuento breve de terror para niños nos enseña que debemos enseñar a los niños a enfrentar sus temores y que sepan cuál es la realidad. Mientras a más temprana edad lo sepan, entonces será mejor para ellos y tendrán menos temores de grandes que les impidan lograr sus metas.

Los cuentos de esta sección son hechos especialmente para niños. Pero si es que eres un niño grande y estos cuentos no te dan miedo te recomiendo que hagas clic aquí

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars (108 votos, resultado: 8,44 de 10)
Cargando…
Loading...

Acerca del autor

Paty Cuentacuentos

DESCARGA GRATIS: 20 EJEMPLOS DE CUENTOS CORTOS PARA NIÑOS

Loading...




RSS Cuentos Infantiles Cortos

  • El pescador
    Un día, un rico empresario salió a disfrutar de un paseo por la playa. A simple vista, uno podía apreciar que se trataba de un hombre millonario, pues iba vestido con un traje de marca carísimo, llevaba un reloj de oro puro en una muñeca, gafas de sol exclusivas y hasta la goma que usaba […]
    Erika GC
  • La Vaca
    Un día, un joven discípulo salió a viajar por el mundo al lado de su maestro, un viejo muy sabio que había vivido un montón de experiencias y al cual había jurado obedecer. Por largos días caminaron, buscando posada en los lugares que se atravesaban por su camino. Hasta que llegaron a un campo hermoso, […]
    Erika GC
  • El papel arrugado
    Era un día normal en la escuela cuando Luis, uno de los estudiantes más conflictivos del salón, golpeó a uno de sus compañeros después de discutir por una tontería. No contento con eso también insultó a Noé, el chico con quien había peleado por un comentario inofensivo. En el fondo, Luis era una buena persona […]
    Erika GC
  • El árbol triste
    Había una vez un bosque frondoso en el cual habitaban distintos tipos de árboles. Todos ellos convivían felices y en armonía, pero había uno en especial al que siempre se le veía cabizbajo y triste. Y es que él, a diferencia de los demás, no tenía la menor idea de quien era. No daba frutos […]
    Erika GC
  • El saco de plumas
    En un pueblo vivía un hombre que apreciaba mucho a su mejor amigo, pues desde niños se habían criado juntos. Habían crecido, estado el uno con el otro en las buenas y en las malas, y se habían ayudado en los tiempos de necesidad. Parecía que nada en el mundo podría quebrantar esa gran amistad […]
    Erika GC

Lee los mejores cuentos del blog