Después de tantas injusticias y sufrimientos, Jesús fue llevado a la ciudad del Gólgota para sufrir más y uno de los peores castigos de la época, para ser crucificado al lado de dos delincuentes tal como acostumbraban a castigar a los ladrones. Pero Jesús como sabemos era inocente de toda culpa y libre de toda maldad. La gente pasaba y al ver a Jesús, algunos le escupían y otros se burlaban de Él. La maldad era muy grande en muchas personas que eran capaces de cosas feas y tristes.

Le decían a Jesús:

-“Si dices que eres el Hijo de Dios, pues entonces desciende de esa cruz ahora mismo, ¿acaso no puedes salvarte o es que tu Dios ya no te quiere?”. Decían así burlándose los sacerdotes y otras autoridades del lugar, aún los mismos ladrones. Todos escucharon de sus labios decir que Él era el hijo de Dios, y así mismo ¿no podría salvarse después de haber ayudado a otras personas?.

Al ver la maldad de la gente Jesús exclamo:

-“Dios mío, Dios mío, porque me abandonaste?”

Nuevamente alguien se acerco para dar de beber a Jesús, pero en lugar de darle agua le dieron vinagre. Así Jesús luego vuelve a mirar al cielo y después de exclamar a viva voz a su Padre, exhalo su aliento de vida y dejo de existir, al cabo de esto hubo un gran terremoto cayendo enormes rocas, asustando a mucho. El velo del templo se rasgo pero de arriba hacia abajo. Luego de esto aquellos que aguardaban alrededor de Jesús, se asustaron mucho y algunos de ellos dijeron:

-“Éste realmente era el Hijo de Dios”.

muerte-de-jesus

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas (12 votos, Calificación: 9,42 de 10)
Cargando…

Acerca del autor

Paty Cuentacuentos

DESCARGA GRATIS: 20 EJEMPLOS DE CUENTOS CORTOS PARA NIÑOS

RSS Cuentos Infantiles Cortos

  • El mendigo insoportable
    Había una vez un señor muy poderoso que había llegado a acumular una gran fortuna en China. Su nombre era Guang y aunque era el máximo terrateniente en su región, las riquezas acumuladas no habían servido más que para endurecer su corazón. El día que cumplió cincuenta años hizo preparar un gran banquete para celebrar […]
    Erika GC
  • Concentración
    Había una vez un joven que tenía un gran talento para la arquería. Cuando era un niño, le obsequiaron su propio arco con flechas para practicar y todas las tardes, sin falta, se ponía a disparar en medio del bosque. Así fue hasta que consiguió dominar el arma por completo, convirtiéndose en el mejor arquero […]
    Erika GC
  • Destino
    Hace mucho tiempo, un general japonés entrenó a su ejército para pelear una importante batalla. Sus hombres eran escasos en comparación con los del enemigo, por lo que cualquiera en su lugar se habría dado por vencido antes de caminar rumbo a una masacre. Pero él no. El general siempre había sido valiente desde que […]
    Erika GC
  • El secreto de la serenidad
    Había una vez un muchacho que para aprender sobre los secretos de la vida, se retiró a un templo budista que se encontraba en lo alto de una gran montaña, muy apartado de la civilización. Ahí, vivía un viejo maestro llamado Tsin Shih que sería el encargado de guiarlo. Al principio el estudiante se adaptó bien […]
    Erika GC
  • ¿Qué es el amor?
    Una profesora se encontraba dando clase a sus pequeños alumnos cuando, en medio de la lección, uno de ellos levantó la mano y tímidamente le hizo una pregunta. —Maestra… ¿qué es el amor? Al principio, la mujer se quedó descolocada, sin saber como explicárselo. Pero luego de pensarlo por unos segundos, decidió que una pregunta […]
    Erika GC

Lee los mejores cuentos del blog