Historias de la Biblia para Niños

Los israelitas en Egipto

Ya sabemos que hay un cuento corto de la Biblia que habla sobre José el Soñador, un joven al que Dios le había dado el poder de interpretar los sueños. Gracias a su habilidad, José se llegó a convertir en el hombre de mayor confianza del faraón en Egipto y el más importante después de él. Como era administrador del palacio, José decidió invitar a su familia y a otros israelitas a vivir con él en aquella tierra donde no les faltaría nada.

Pero dicen por ahí que nada dura eternamente y aunque José y los suyos fueron felices por muchos años, llegó el día en el que él falleció y la gente de Israel dejó de contar con su protección.

El faraón que era su amigo también había muerto y ocupó el trono en su lugar, un hombre muy malvado que no quería a los israelitas. De modo que los condenó a ser esclavos y así, dio inicio una nueva era de sufrimientos para ellos. Trabajaban todo el día sin descanso alguno, trasportando pesadas piedras y apilándolas para formar grandes pirámides y efigies, todo ello bajo la ardiente luz del sol y los gritos de los guardias egipcios.

Lamentablemente, tampoco les daban nada para beber y tenían que soportar los maltratos y azotes de sus nuevos amos. El nuevo faraón realmente odiaba a los hijos de Israel.

Él confiaba en que los trabajos forzados los hicieran demasiado débiles como para rebelarse. Pero cuando comenzó a notar lo rápido que crecían sus familias, tuvo miedo de que un día fueran demasiados como para superar a su pueblo en número y recuperar su libertad.

Así que Faraón dio una orden terrible a las mujeres israelitas:

—De ahora en adelante, todos los hijos varones que nazcan de ustedes tendrán que ser sacrificados.

Por cierto, antes que te olvides, ¿nos apoyarías con un like? De esta forma nos apoyas a seguir publicando de forma gratuita.😀

Pero ellas, como todas las madres amorosas, eran buenas y se negaron a matar a sus propios hijos. Así que el gobernante se volvió hacia sus soldados con una orden aún más espantosa.

—Entren a las casas de los israelitas y arrebaten a todos los niños varones y pequeños que encuentren. Luego maténlos. Solos las niñas podrán vivir.

El pánico se desató en Egipto. Las mujeres de Israel, desesperadas, pedían piedad ante los soldados y trataban de proteger a sus bebés en vano. Estas personas eran tan malas que se los quitaban sin compasión y terminaban con ellos. Muchas lágrimas fueron derramadas aquel triste día.

Sin embargo, había entre las madres una valiente mujer que se negaba a dejar que su hijo recién nacido fuera sacrificado. Escapando de los soldados con su bebé en brazos, lo envolvió en mantas y lo colocó en una cesta que dejó en el río, confiando en que Dios escucharía sus plegarias y le salvaría la vida.

Ella no sabía que Dios no solo la había escuchado, sino que tenía un destino muy especial reservado para aquel bebé. Pues algún día, ese niño regresaría con los suyos para liberarlos de la tiranía de los egipcios.

Los israelitas en Egipto 1

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas (19 votos, Calificación: 8,26 de 10)
Cargando...

Acerca del autor

Erika GC

¡Sé el primero en comentar!

Clic aquí para Comentar