Cuentos de Hadas

Las hadas

Había una vez una viuda que tenía dos hijas. La mayor, era fea, perezosa y grosera, pero como era la que más se le parecía, la egoísta y mala mujer le tenía gran cariño, y le dejaba hacer lo que le viniera en gana. La menor en cambio, era hermosa por dentro y por fuera, muy dulce y compasiva; se parecía más al padre, lo que provocaba que su madre le tuviera mala voluntad, riñéndola y castigándola constantemente.

Un día le ordenó que fuera a traer agua del pozo y la niña, obediente como siempre, acudió sin quejarse. Allí, se encontró con una pobre anciana que le pidió algo de beber.

—Con gusto, abuelita. Deja que saque algo de agua para ti —y muy diligente, la muchacha sacó un poco de agua y ayudó a la vieja a beber, sosteniendo el cubo para que pudiera saciar su sed. En ese momento, la anciana se transformó en un hada bellísima.

—Tienes un corazón lleno de bondad —le dijo ella— y por ser tan buena conmigo, voy a recompensarte. De ahora en adelante, por cada palabra que digas saldrá de tu boca una perla, una piedra preciosa o una flor.

Cuando la chica volvió a casa y su madre la regañó por tardar tanto, se apresuró ella a disculparse.

—Lo siento mucho, madre querida —le dijo y en cada una de estas palabras, salieron de su boca una rosa, dos diamantes y dos perlas.

—¿Pero qué es esto, hija mía? —preguntó la viuda sorprendida, siendo la primera vez que la llamaba hija.

La niña se sintió tan conmovida por eso, que le contó todo lo que había ocurrido en el pozo y la mujer decidió enviar ahora a su hija mayor, pues deseaba que tuviera ese don tan maravilloso. La chica acudió quejándose y refunfuñando, y se encontró con una rica doncella vestida de oro, quien le pidió agua para beber.

—¡No molestes! Estoy esperando a la vieja —le espetó la muchacha.

Por cierto, antes que te olvides, ¿nos apoyarías con un like? De esta forma nos apoyas a seguir publicando de forma gratuita.😀

Y la doncella, quien en realidad era el hada disfrazada, quiso castigarla por su maldad.

—De ahora en adelante, por cada palabra que salga de tu boca, escupirás un sapo o una serpiente —le dijo, condenándola.

Cuando la viuda se dio cuenta de lo que había ocurrido con su hija mayor y su casa se llenó de alimañas, echó la culpa a la más pequeña.

—¡Ahora verá esa la paliza que le daré por provocar todo esto! —gritó, tomando en su mano la escoba.

Y la hermana pequeña huyó de casa, muy asustada por las amenazas. adentrándose en lo más profundo del bosque. Allí la encontró un príncipe que montaba a caballo, preguntándole porque se encontraba tan triste. Cuando ella le habló con tanta dulzura, derramando todo tipo de perlas, flores y piedras preciosas de su boca, el joven se enamoró perdidamente y la llevó con él a palacio.

El rey, considerando que un don tan fabuloso la hacía digna de cualquier noble, permitió que se casaran y fueron muy felices.

FIN

Las hadas 1

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas (14 votos, Calificación: 8,79 de 10)
Cargando...

Acerca del autor

Erika GC

¡Sé el primero en comentar!

Clic aquí para Comentar