Fábulas Infantiles

La zorra y la cigüeña

Hubo una vez una zorra que invitó a una cigüeña a cenar en su casa. La zorrita vivía en una madriguera y, haciendo como que quería quedar bien con su plumífera vecina, comenzó a insistir en que se presentara esa noche para degustar con ella todo tipo de manjares y sabrosos postres.

—Voy a preparar todo lo que a usted le gusta señora cigüeña —dijo ella zalameramente—, incluida una sopa exquisita que seguramente la hará entrar en calor. Ya verá, venga esta noche a cenar y no se arrepentirá.

La cigüeña, halagada por el trato de la zorra, le prometió que esa misma noche acudiría a su madriguera. Dicho y hecho, apenas el sol se puso, ella se encargó de acicalar sus plumas para lucir presentable y bajó a la casita de la zorra, muy contenta por los platillos que le había prometido. Además tenía bastante hambre y el olor de la comida recién hecha le abrió el apetito.

—¡Qué bueno que has llegado, amiga mía! —le dijo la zorra— Siéntate, voy a servir en un momento.

La cigüeña tomó asiento y enseguida, la zorra apareció con dos platos de apetitosa sopa. Pero había un problema: los platos eran demasiado planos para el pico de su invitada. Por más que intentaba sorber el caldo, este se resbalaba de su pico, dejándola cada vez con más hambre.

La zorra, riendo para sus adentros, lamía con facilidad su plato observando los intentos de su invitada por alimentarse.

Al final, muy ofendida por tamaña grosería, la cigüeña decidió marcharse.

—Disculpa, pero me he quedado sin hambre —le dijo a la zorra fríamente, antes de salir de la madriguera, muy humillada.

Al día siguiente fue ella quien invitó a su vecina a cenar en su casa del estanque. La zorra se extrañó por esto, pues pensaba que después de lo ocurrido en su casa, la cigüeña no querría hablarle jamás. Se dijo a sí misma que era muy tonta. Pero, tentada por la promesa de comida sabrosa, aceptó también la invitación sin imaginar lo que el ave había planeado.

Por la noche, la zorra acudió al estanque y la cigüeña la recibió con una sonrisa.

—Pasa, querida amiga —le dijo—, te encantará la sopa que preparé para ti.

Enseguida salió de la cocina llevando el caldo en dos grandes vasijas de cuello largo. Le colocó el suyo a la zorra y luego comenzó a comer. La zorra, por más que trataba, no podía meter el hocico en aquel recipiente tan largo y estrecho. En cambio la cigüeña, con su pico podía llegar hasta el fondo y sorber la sopa en tanto se regodeaba por su venganza.

Humillada, la zorra comprendió que había recibido su merecido y se devolvió a su madriguera. Estaba muy hambrienta pero había aprendido una valiosa lección. Nunca más volverá a molestar a su vecina.

Moraleja: Nunca hagas a los demás lo que no te gustaría que te hicieran a ti. Si tratas a tus semejantes con amabilidad, ellos harán lo mismo contigo.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars (3 votos, resultado: 9,33 de 10)
Cargando…
Loading...

Acerca del autor

Erika GC

¡Sé el primero en comentar!

Clic aquí para Comentar

DESCARGA GRATIS: 20 EJEMPLOS DE CUENTOS CORTOS PARA NIÑOS

Loading...




RSS Cuentos Infantiles Cortos

  • El pescador
    Un día, un rico empresario salió a disfrutar de un paseo por la playa. A simple vista, uno podía apreciar que se trataba de un hombre millonario, pues iba vestido con un traje de marca carísimo, llevaba un reloj de oro puro en una muñeca, gafas de sol exclusivas y hasta la goma que usaba […]
    Erika GC
  • La Vaca
    Un día, un joven discípulo salió a viajar por el mundo al lado de su maestro, un viejo muy sabio que había vivido un montón de experiencias y al cual había jurado obedecer. Por largos días caminaron, buscando posada en los lugares que se atravesaban por su camino. Hasta que llegaron a un campo hermoso, […]
    Erika GC
  • El papel arrugado
    Era un día normal en la escuela cuando Luis, uno de los estudiantes más conflictivos del salón, golpeó a uno de sus compañeros después de discutir por una tontería. No contento con eso también insultó a Noé, el chico con quien había peleado por un comentario inofensivo. En el fondo, Luis era una buena persona […]
    Erika GC
  • El árbol triste
    Había una vez un bosque frondoso en el cual habitaban distintos tipos de árboles. Todos ellos convivían felices y en armonía, pero había uno en especial al que siempre se le veía cabizbajo y triste. Y es que él, a diferencia de los demás, no tenía la menor idea de quien era. No daba frutos […]
    Erika GC
  • El saco de plumas
    En un pueblo vivía un hombre que apreciaba mucho a su mejor amigo, pues desde niños se habían criado juntos. Habían crecido, estado el uno con el otro en las buenas y en las malas, y se habían ayudado en los tiempos de necesidad. Parecía que nada en el mundo podría quebrantar esa gran amistad […]
    Erika GC

Lee los mejores cuentos del blog