La zorra que jamás había mirado un león

Publicado por: Erika GC

Esta era una zorra que vivía en lo más profundo de un bosque frondoso. Ella conocía desde pequeña a todos los animales, desde las liebres hasta los pájaros. Pero lo que nunca había visto en su vida había sido un león, con esa melena frondosa, las zarpas afiladas y los dientes voraces. Es por eso que un día, cuando ella salió a caminar fuera de su madriguera y se topó con uno a la distancia, se quedó muy impresionada.

Jamás había mirado a un animal que fuese tan grande como aquel, ni que impusiera tanto respeto a su paso. Lo que más le llamó la atención fueron sus fuertes pisadas. Y conforme el león se iba acercando, la zorra sintió un gran temor.

La bestia pareció fijarse en ella y adelanto un poco el paso, pero antes de que pudiera hacer nada, ella se escabulló rápidamente a su madriguera.

El segundo día, la zorra se atrevió a salir de su casa para volver a pasear por el mismo rumbo. Sentía mucho miedo de que se apareciera el león pero a la vez, tenía curiosidad. Y es que no todos los días veía a una criatura como aquella.

Después de un rato de caminar sin sobresaltos, la pequeña zorra distinguió una silueta familiar a lo lejos, ¿era él de nuevo!

Esta vez no huyó a su escondrijo, sino que se quedó muy quieta en medio de unos arbustos, oculta y apenas respirando para que el depredador no pudiera sentir su presencia. Así además, se dio el lujo de mirarlo más de cerca. Sí que era aterrador, con sus enormes colmillos y esas patas que parecían capaces de derribar a una decena de ciervos a la vez. Al mismo tiempo sin embargo, parecía un animal amable y andaba con tanto desparpajo, que la zorra ya no sintió tanta desconfianza.

Al tercer día salió una vez más de su madriguera y volvió al sendero por el que andaba el león. Esta vez, cuando lo vio aparecer, no corrió a ocultarse sino que permaneció donde estaba.

El animal notó su presencia y se acercó a ella.

—Muy buenos días tenga usted, señorita zorra —le dijo—, antier noté que se encontraba por aquí pero parecía tener algo de prisa.

La zorra sonrió y entonces descubrió que ya no le tenía miedo. Así que los dos pudieron sostener una amistosa conversación. Y desde ese día en adelante, cada vez que se encontraban en el camino del bosque platicaban, a veces cazaban juntos y compartían la comida.

El león y la zorra fueron los mejores amigos por muchos años, pero lo más importante, fue que ella aprendió que a veces lo que más tememos es lo mejor de la vida.

Moraleja: A veces lo desconocido nos puede provocar miedo e inseguridad, pues nada es más seguro que lo que ya se conoce. Sin embargo, vale la pena arriesgarse a conocer cosas nuevas que más adelante nos puedan traer grandes alegrías. No dejes que el temor te impida conocer el mundo.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars (2 votos, resultado: 10,00 de 10)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por: Erika GC

Te Recomendamos: