Cuentos Clásicos para Niños Cuentos de Hadas

La Sirenita

Cuentan que hace mucho tiempo, la hija más pequeña del rey de los siete mares se enamoró perdidamente de un humano y sufría día y noche por que eran de mundos distintos. A pesar de que tenía prohibido salir a la superficie, la sirenita subía todos los días para ver a su amado, que era capitán de un barco y príncipe del reino de la costa. Y así crecían sus sentimientos hacia él.

Un día, cansada de mirarlo desde lejos, la joven acudió a ver a la bruja del mar para que le indicara como podía estar con el hombre que amaba.

La hechicera le contestó que solo lo lograría transformándose en una humana, pues los hijos del mar no podían vivir en tierra firme. Ella se encargaría de darle piernas para que pudiera acercarse a él y si lo lograba, podría permanecer en su reino para siempre.

—Pero escucha bien lo que tengo que decirte —le advirtió—, si no logras que el príncipe se enamore de ti a lo largo de tres días, tu regresarás al mar para convertirte en espuma y así, morirás.

La sirenita, cegada por la intensidad de su amor, accedió. La bruja la transformó en humana y ella retornó a la superficie. Aunque ahora tenía piernas, cada paso que daba era como caminar sobre espinas. Pero la muchacha lo soportaba, pensando en ver a su amor.

El príncipe la encontró en la costa y creyéndola desamparada, la llevó a su palacio, donde se hicieron grandes amigos.

Como la sirenita no sabía hablar igual que los humanos, le era imposible expresarle sus verdaderos sentimientos. A base de señas y de muestras de afecto sinceras, confiaba en ganarse el corazón del joven antes de que su plazo se terminara.

Y lo habría logrado, de no ser por que él ya estaba comprometido.

Debía casarse con la princesa del reino vecino y la boda estaba más próxima a celebrarse que nunca. Cuando la sirenita se enteró de esto, era demasiado tarde. Un carruaje de oro resplandeciente había llegado a palacio. En él viajaba la novia, a quien su futuro esposo recibió con gran alegría. Y la unión entre ambos quedó fijada para el día siguiente, justo al ponerse el sol.

Era ese instante el que marcaba la conclusión de los tres días.

Destrozada, la sirenita se despidió de su amado dándole un beso mientras dormía y volvió al mar para esperar su destino.

El barco del capitán zarpó para dar comienzo con la ceremonia. Mientras la hija del rey del mar lo veía partir, sentía como el alma se le escapaba del cuerpo. El sol empezó a ponerse y ella se empezó a desvanecer entre las olas, hasta que no quedó más que la huella de una espuma blanca como la nieve que acarició la arena.

El príncipe y su prometida se casaron aquel mismo día y mientras miraban el cielo oscurecerse, él sintió una suave brisa en torno a sus cabellos.

Era el alma de la sirenita que le deseaba felicidad eterna.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas (8 votos, Calificación: 5,88 de 10)
Cargando…
Valores

Acerca del autor

Erika GC

DESCARGA GRATIS: 20 EJEMPLOS DE CUENTOS CORTOS PARA NIÑOS

RSS Cuentos Infantiles Cortos

  • Prisionero
    Durante la década de los 40. Europa se vio sumida en la guerra más brutal que haya existido hasta el momento en la historia de la humanidad. Marcada por la discriminación y el odio hacia las personas diferentes, esta época derivó en la muerte de millones de personas en diferentes países. Los más afectados fueron […]
    Erika GC
  • El árbol inútil
    Lao Tzu era un gran maestro taoísta que viajaba de pueblo en pueblo acompañado por sus discípulos. Juntos se dedicaban a ayudar a las personas ofreciéndoles consejos, enseñándoles y haciendo las tareas que los más viejos no podían hacer. Su modo de vivir era practicar la compasión y ser generosos con los demás. Un día, […]
    Erika GC
  • El mendigo insoportable
    Había una vez un señor muy poderoso que había llegado a acumular una gran fortuna en China. Su nombre era Guang y aunque era el máximo terrateniente en su región, las riquezas acumuladas no habían servido más que para endurecer su corazón. El día que cumplió cincuenta años hizo preparar un gran banquete para celebrar […]
    Erika GC
  • Concentración
    Había una vez un joven que tenía un gran talento para la arquería. Cuando era un niño, le obsequiaron su propio arco con flechas para practicar y todas las tardes, sin falta, se ponía a disparar en medio del bosque. Así fue hasta que consiguió dominar el arma por completo, convirtiéndose en el mejor arquero […]
    Erika GC
  • Destino
    Hace mucho tiempo, un general japonés entrenó a su ejército para pelear una importante batalla. Sus hombres eran escasos en comparación con los del enemigo, por lo que cualquiera en su lugar se habría dado por vencido antes de caminar rumbo a una masacre. Pero él no. El general siempre había sido valiente desde que […]
    Erika GC

Lee los mejores cuentos del blog