Una niña demasiado curiosa, oyó hablar de una señora muy conocida llamada Trude. Un día le dijo a sus padres que le habían dicho que esta señora era muy extraña y tenía cosas raras en su casa lo cual despertaba mucha curiosidad en ella. La madre al oír esto se preocupo mucho y le dijo a su hija:

-“Hija mía, esa mujer es mala, puede hacerte daño, así que te prohíbo que siquiera te acerques a su casa”.

Pero la terquedad, curiosidad y capricho de la niña, eran mas grandes que su obediencia y no hizo caso a su Madre. Así que fue a casa de la señora Frau Trude y se llevo mas de una sorpresa.

La señora Trude apenas la vio se cerco y le pregunto cual era la razón de la extraña palidez de la niña, a lo que temblando ella respondió:

-“Es que me asuste demasiado con tantas cosas raras que acabo de ver, ademas me acerca a su ventana y no la vi, solo a alguien muy feo con cabeza de fuego”.

-“Ah, a quien has visto entonces es a la bruja tal como es. La verdad es que hace mucho tiempo que estoy esperando por ti, se que tu me darás hoy algo de luz”.

Mientras la niña oía todo eso iba tratando de retroceder lentamente, pero era demasiado tarde. La mala mujer la transformo en un tronco a quien lanzo al fuego diciendo:

Por cierto, antes que te olvides, ¿nos apoyarías con un like? De esta forma nos apoyas a seguir publicando de forma gratuita.😀

-“Aunque sea solo por hoy me darás calor y luz”.

La Señora Trude 1

Siempre sera mejor obedecer a sus padres.

 

 

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas (12 votos, Calificación: 7,00 de 10)
Cargando...

Acerca del autor

Hermanos Grimm

¡Sé el primero en comentar!

Clic aquí para Comentar