Cuentos Infantiles con Moraleja

La Roca y el Mar

Caminaban una mañana por la playa solitaria un anciano y un joven cabizbajo.

–Tu rostro refleja una gran tristeza. ¿Qué te sucede?

–Nada me sale bien, los planes que he hecho no resuelven mi situación económica; no soy más que un fracasado, y para colmo de males, ayer mi novia me abandonó.

–Es importante que aprendas a mantenerte firme y sepas enfrentar serenamente las dificultades de la vida.

–Siempre lo he hecho, pero esta es demasiado grande y estoy cansado de luchar en vano durante tanto tiempo.

–Ven, vamos a sentarnos debajo de aquel árbol. Deseo que reflexiones sobre una pequeña historia que voy a narrarte, procura escucharla atentamente para que no la olvides –le dijo el anciano y ambos se encaminaron hacia el lugar señalado.

– ¿Cuál es la historia?

–Hace incontables años se erguía una roca inmensa a orillas del mar. Un día su mirada arrogante se posó en el agua y dijo con voz poderosa y despectiva: “Yo he sido creada para reinar y tú, mar, para acariciar mis plantas servilmente.” Sonrió el mar y continuó acariciando a la roca día y noche con una constancia milenaria. Reía la roca complacida y segura de su extraordinario poder, con tal
arrogancia, que el viento, incapaz de contemplar indiferente aquella escena, se indignaba a veces y soplaba con furia incontrolable sobre el mar lanzando sus aguas contra el peñasco, pero a los pocos días se retiraba hastiado y cansado al ver que la roca continuaba riendo en medio de la tempestad. No hacía más que alejarse el viento y de inmediato el mar continuaba acariciando a la roca suavemente. Así se mantuvo sin frustrarse ni un segundo durante incontables años, con una voluntad que no disminuían el tiempo, la risa burlona y los insultos de la roca.

–Este es el mar de nuestra historia –concluyó el anciano.

– ¿Y qué fue de la roca? –preguntó el joven.

Cuento de la roca y el

–Mira –dijo el viejo tomando en su mano un puñado de arena— , en esto la convirtió la perseverancia del mar.

La constancia del mar que logró que con el tiempo pueda vencer a la roca, nos enseña que debemos tener una actitud perseverante para cualquier actividad que nos propongamos en la vida.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas (10 votos, Calificación: 7,70 de 10)
Cargando…
Valores

Acerca del autor

Paty Cuentacuentos

¡Sé el primero en comentar!

Clic aquí para Comentar

DESCARGA GRATIS: 20 EJEMPLOS DE CUENTOS CORTOS PARA NIÑOS

RSS Cuentos Infantiles Cortos

  • Prisionero
    Durante la década de los 40. Europa se vio sumida en la guerra más brutal que haya existido hasta el momento en la historia de la humanidad. Marcada por la discriminación y el odio hacia las personas diferentes, esta época derivó en la muerte de millones de personas en diferentes países. Los más afectados fueron […]
    Erika GC
  • El árbol inútil
    Lao Tzu era un gran maestro taoísta que viajaba de pueblo en pueblo acompañado por sus discípulos. Juntos se dedicaban a ayudar a las personas ofreciéndoles consejos, enseñándoles y haciendo las tareas que los más viejos no podían hacer. Su modo de vivir era practicar la compasión y ser generosos con los demás. Un día, […]
    Erika GC
  • El mendigo insoportable
    Había una vez un señor muy poderoso que había llegado a acumular una gran fortuna en China. Su nombre era Guang y aunque era el máximo terrateniente en su región, las riquezas acumuladas no habían servido más que para endurecer su corazón. El día que cumplió cincuenta años hizo preparar un gran banquete para celebrar […]
    Erika GC
  • Concentración
    Había una vez un joven que tenía un gran talento para la arquería. Cuando era un niño, le obsequiaron su propio arco con flechas para practicar y todas las tardes, sin falta, se ponía a disparar en medio del bosque. Así fue hasta que consiguió dominar el arma por completo, convirtiéndose en el mejor arquero […]
    Erika GC
  • Destino
    Hace mucho tiempo, un general japonés entrenó a su ejército para pelear una importante batalla. Sus hombres eran escasos en comparación con los del enemigo, por lo que cualquiera en su lugar se habría dado por vencido antes de caminar rumbo a una masacre. Pero él no. El general siempre había sido valiente desde que […]
    Erika GC

Lee los mejores cuentos del blog