La niña desobediente

Publicado por: Hermanos Grimm

Hubo una vez una niña que nunca obedecía a su madre, y a causa de ello, le pasaron muchas cosas. Hasta que una vez enfermo de gravedad y como ningún médico sabía lo que la niña tenía, ella termino por descansar en una tumba.

A la hora de sepultarla ella levantaba su brazo, por mas tierra que le echaban sobre ella, sucedía lo mismo una y otra vez. La madre se acerco a la tumba y amorosamente le beso la mano y le rogó que por favor bajara el brazo y descansara ya. Solo así, la niña aunque dormida, obedeció esta vez a la voz de su madre, aunque demasiado tarde pero lo hizo y por fin bajo el brazo la niña y durmió tranquila.

La obediencia a los padres y saber corresponder a su amor y cariño son muy importantes siempre.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars (22 votos, resultado: 6,41 de 10)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por: Hermanos Grimm

Te Recomendamos: