Cuentos para Dormir Otros Cuentos

Una niña caprichosa

Teresa era una niña un tanto especial; le gustaba mucho el color rosa y sus muñecas, comer helado y comprar pulseras. Cada mañana su madre le llevaba el desayuno a la cama con servilletas rosas y tazas con brillantes. En su habitación tenía toda clase de juguetes y peluches, aunque ya saben que lo que más le gustaba eran sus muñecas. Cada muñeca tenía su propio vestidito, aunque a Teresa le gustaba mucho cambiárselos.

Sus padres no tenían mucho dinero, pero todo el que tenían se lo daban a ella, comprándole regalos y juguetes nuevos. Un día unos ladrones entraron en la tienda de sus papás y les quitaron todo el dinero y cosas valiosas, hasta un reloj de Cuco muy bonito que a Teresa le encantaba. Sus padres al quedarse sin dinero, tuvieron que vender algunas cosas, como las muñecas de Teresa, aunque eso a ella no le sentó nada bien. Al ver que cada vez tenía menos y menos juguetes, se enfadó y empezó a gritar a sus padres y a romper los platos que había en la mesa. Sus padres intentaron explicarle lo que había pasado, pero ella no quiso hacerles caso y siguió gritando por toda la casa, quejándose de que ya no tenía tantos juguetes ni muñecas.

mafalda enfadada

Al día siguiente, yendo de camino al colegio, se encontró con un compañero de clase que jugaba con un palito del suelo, y le preguntó que qué estaba haciendo con ese ridículo palo; el niño le respondió que no era un ridículo palo, que era su único juguete y que, realmente era divertido. Teresa al ver que había gente como su compañero que no tenía ni un solo juguete, se dio cuenta de lo mala niña que había sido con sus papás, que siempre le habían dado todo lo que ella quería: ido a viajes, comido en los mejores restaurantes, comprado mil juguetes, etc. Sus papás la perdonaron después de mucho rogar, aunque le hicieron prometer que nunca más se comportase de ese modo.

Por eso chicos es importante que valoren siempre todo lo que tienen, por poco que sea, porque siempre hay alguien en el mundo que no tiene juguetes, dinero o comida, y comportarse como un caprichoso es muy injusto.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars (127 votos, resultado: 7,84 de 10)
Cargando…
Loading...

Acerca del autor

Anonimo

DESCARGA GRATIS: 20 EJEMPLOS DE CUENTOS CORTOS PARA NIÑOS

Loading...




RSS Cuentos Infantiles Cortos

  • El pescador
    Un día, un rico empresario salió a disfrutar de un paseo por la playa. A simple vista, uno podía apreciar que se trataba de un hombre millonario, pues iba vestido con un traje de marca carísimo, llevaba un reloj de oro puro en una muñeca, gafas de sol exclusivas y hasta la goma que usaba […]
    Erika GC
  • La Vaca
    Un día, un joven discípulo salió a viajar por el mundo al lado de su maestro, un viejo muy sabio que había vivido un montón de experiencias y al cual había jurado obedecer. Por largos días caminaron, buscando posada en los lugares que se atravesaban por su camino. Hasta que llegaron a un campo hermoso, […]
    Erika GC
  • El papel arrugado
    Era un día normal en la escuela cuando Luis, uno de los estudiantes más conflictivos del salón, golpeó a uno de sus compañeros después de discutir por una tontería. No contento con eso también insultó a Noé, el chico con quien había peleado por un comentario inofensivo. En el fondo, Luis era una buena persona […]
    Erika GC
  • El árbol triste
    Había una vez un bosque frondoso en el cual habitaban distintos tipos de árboles. Todos ellos convivían felices y en armonía, pero había uno en especial al que siempre se le veía cabizbajo y triste. Y es que él, a diferencia de los demás, no tenía la menor idea de quien era. No daba frutos […]
    Erika GC
  • El saco de plumas
    En un pueblo vivía un hombre que apreciaba mucho a su mejor amigo, pues desde niños se habían criado juntos. Habían crecido, estado el uno con el otro en las buenas y en las malas, y se habían ayudado en los tiempos de necesidad. Parecía que nada en el mundo podría quebrantar esa gran amistad […]
    Erika GC

Lee los mejores cuentos del blog