Cuentos de Hadas

La Montaña de Cristal

Había una vez una montaña de cristal en cuya cima se alzaba un castillo de oro puro, y frente al castillo crecía un manzano del que brotaban manzanas doradas.

Cualquiera que recogiera una manzana podría entrar al castillo dorado, y allí, en una habitación plateada, hablar con una princesa encantada y belleza inigualables. También era tan rica como hermosa, pues las bodegas del castillo estaban llenas de piedras preciosas, y grandes cofres del mejor oro se alzaban alrededor de las paredes de todas las habitaciones.

Muchos caballeros habían llegado desde lejos para probar suerte, mas fue en vano que intentaran escalar la montaña. A pesar de tener sus caballos calzados con clavos afilados, nadie logró subir más de la mitad, todos volvieron a caer al pie de la empinada colina resbaladiza. A veces se rompían un brazo, a veces una pierna, y muchos hombres valientes incluso se rompían el cuello.

La bella princesa se sentaba en su ventana y observaba a los valientes caballeros, tratando de alcanzarla en sus espléndidos caballos. Verla siempre daba a los hombres un nuevo coraje, y acudían en masa desde los cuatro cuartos del globo para intentar rescatarla. Pero todo fue en vano, y durante siete años la princesa se sentó y esperó a que alguien escalara la Montaña de Cristal.

Un montón de cadáveres, tanto de jinetes como de caballos, yacía alrededor de la montaña, y muchos hombres moribundos yacían gimiendo allí, incapaces de ir más allá con sus extremidades heridas. Todo el vecindario tenía la apariencia de un vasto cementerio. En tres días más, los siete años habrían llegado a su fin, cuando un caballero con armadura dorada y montado en un corcel enérgico fue visto dirigiéndose hacia la colina fatal.

Metiendo sus espuelas en su caballo, corrió hacia la montaña y se levantó a mitad de camino, luego giró con calma la cabeza de su caballo y volvió a bajar sin resbalar ni tropezar. Al día siguiente comenzó de la misma manera; el caballo pisó el cristal como si hubiera estado a nivel de la tierra, y chispas de fuego salieron de sus cascos. Todos los demás caballeros miraron asombrados, ya que casi había alcanzado la cima, y ​​en otro momento habría llegado al manzano; pero de repente un enorme águila se levantó y extendió sus poderosas alas, golpeando como lo hizo con el caballo del caballero en el ojo.

La bestia se encogió, abrió sus amplias fosas nasales y lanzó su melena, después se elevó en el aire, sus patas traseras resbalaron y cayó con su jinete por la empinada ladera de la montaña. No quedaba nada de ninguno de ellos, excepto sus huesos, que resonaban en la maltrecha armadura dorada como guisantes secos en una vaina.

Y ahora solo quedaba un día más antes del cierre de los siete años. Llegó entonces a la montaña un simple campesino: un joven guapo y alegre, pero al mismo tiempo, fuerte y bien desarrollado. Aunque vio como en vano cuantos caballeros se habían roto el cuello, se acercó a pie a la empinada montaña y comenzó el ascenso.

Durante mucho tiempo había escuchado a sus padres hablar de la bella princesa que estaba sentada en el castillo dorado, en la cima de la Montaña de Cristal. Escuchó todo lo que pudo y decidió que él también probaría suerte. Antes de comenzar con su aventura, fue al bosque y atrapó un lince, cortando sus afiladas garras y sujetándolas a sus propias manos y pies.

Provisto con estas armas, audazmente comenzó a subir la Montaña de Cristal.

El sol casi se estaba poniendo, y el joven no había subido más de la mitad. Apenas podía respirar, estaba tan agotado y tenía la boca reseca por la sed. Una enorme nube negra pasó sobre su cabeza, pero inútilmente le suplicó y le suplicó que dejara caer una gota de agua sobre él. Abrió la boca, mas la nube negra pasó y ni una sola gota de rocío humedeció sus labios secos.

Tenía los pies desgarrados y sangrantes, y ahora solo se podía sostener con las manos. El sol se puso y él forzó la vista para ver si lograba contemplar la cima de la montaña. Luego miró debajo de él, ¡y qué vista encontró sus ojos! ¡Un abismo enorme, con una muerte segura y terrible en el fondo, que apestaba con cuerpos de caballos y jinetes medio descompuestos! Y este había sido el final de todos los otros hombres valientes que, como él, habían intentado el ascenso.

Estaba casi completamente oscuro ahora, y solo las estrellas iluminaban la Montaña de Cristal. El pobre muchacho todavía se aferraba como si estuviera pegado al cristal por sus manos manchadas de sangre. No luchó para ascender, porque toda su fuerza lo había abandonado, y al no ver ninguna esperanza, esperaba con calma la muerte. Entonces, de repente, cayó en un sueño profundo y olvidando su posición peligrosa, se durmió dulcemente. Pero de todos modos, aunque dormía, había clavado sus afiladas garras con tanta firmeza en el cristal que estaba bastante seguro de no caerse.

Por cierto, antes que te olvides, ¿nos apoyarías con un like? De esta forma nos apoyas a seguir publicando de forma gratuita.😀

Ahora el manzano dorado estaba custodiado por el águila que había derrocado al caballero dorado y su caballo. Todas las noches volaba alrededor de la Montaña de Cristal, vigilando atentamente, y apenas salió la luna de las nubes, el pájaro se levantó del manzano y, dando vueltas en el aire, vio al joven dormido.

Codiciosa de carroña, y segura de que debía tratarse de un cadáver fresco, el pájaro se abalanzó sobre el muchacho. Pero él ahora estaba despierto y al percibir al águila, decidió usarla para salvarse.

El águila clavó sus afiladas garras en la tierna carne del joven, quien soportó el dolor sin hacer ruido y se agarró a los pies del ave con las manos. La criatura, aterrorizada lo levantó en el aire y comenzó a dar vueltas alrededor de la torre del castillo. El joven aguantó valientemente. Vio el palacio reluciente, que por los pálidos rayos de la luna parecía una lámpara tenue; y observó las altas ventanas. Alrededor de una de ellas había un balcón en el que la bella princesa estaba sentada, perdida en sus tristes pensamientos. Entonces, el chico vio que estaba cerca del manzano, y sacando un pequeño cuchillo de su cinturón cortó los pies del águila.

El pájaro se elevó en el aire, lleno de agonía y desapareció entre las nubes, dejando caer al joven sobre las anchas ramas del manzano.

Se desprendió de las garras de las patas del águila que se habían incrustado en su piel, y puso la cáscara de una de las manzanas doradas sobre la herida, que en un momento se curó.

Tomó varias de las hermosas manzanas y se las guardó en el bolsillo. Luego entró en el castillo. La puerta estaba custodiada por un gran dragón, pero tan pronto como le arrojó una manzana, la bestia desapareció.

En ese mismo instante se abrió una puerta, y el joven percibió un patio lleno de flores y hermosos árboles. En el balcón estaba sentada la encantadora princesa encantada con su séquito.

Tan pronto como vio al joven, corrió hacia él y lo saludó, aceptándolo como su esposo y compañero. A continuación le entregó todos sus tesoros, y el joven se convirtió en un gobernante rico y poderoso. Sin embargo, nunca regresó a la tierra, ya que solo la poderosa águila, que había sido guardiana de la princesa y del castillo, podría haber llevado con sus alas el enorme tesoro al mundo. Y como el águila había perdido los pies, murió, y su cuerpo fue encontrado en un bosque cerca de la Montaña de Cristal.

Un día, cuando el muchacho paseaba por el jardín del palacio con la princesa, ahora su esposa, miró hacia las faldas de la Montaña de Cristal y vio, para su sorpresa, una gran cantidad de personas reunidas allí. Sopló un silbato plateado, y la golondrina que actuaba como mensajera en el castillo dorado pasó volando.

—Vuela hacia abajo y averigua que está pasando —le dijo al pajarito, que salió disparado como un rayo y pronto regresó con buenas noticias:

—La sangre del águila ha devuelto la vida a todas las personas de abajo. Todos los que habían perecido en esta montaña se están despertando hoy, como si hubieran estado dormidos. Ahora vuelven a montar sus caballos, y todos agradecen este milagro sin precedentes, con alegría y asombro.

La Montaña de Cristal 1

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas (9 votos, Calificación: 8,78 de 10)
Cargando...

Acerca del autor

Hermanos Grimm

1 Comentario

Clic aquí para Comentar