Cuentos Infantiles con Moraleja

La mariposa soñadora

Había una vez una mariposa que volaba y volaba sin parar, soñando que algún día se convertiría en una famosa estrella del rock. Mientras soñaba entonaba aquellas canciones de rock que podría cantar sobre un escenario. Era tanta la felicidad que sentía en aquellos momentos que apenas podía darse cuenta de lo que sucedía a su alrededor, tanto así que alguna vez había chocado con algún otro insecto o ave de paso. Un día, la mariposa que como siempre soñando iba por el cielo azul chocó con una abeja a la que no le sentó nada bien el fuerte estampido que sintió contra ella.

mariposa-soñadora

– Oye ten más cuidado, replicó la abeja enfadada.

– Perdón, otra vez me dejé llevar por mi sueño de ser cantante de rock.

Lo que menos se esperaba la dulce mariposa es que aquello provocara las risas burlonas de la abeja, quien no dudó en decirle que no creía que una simple mariposa pudiera llegar a ser una estrella del rock.

– Algún día lograré ser una estrella del rock, contestó cabizbaja la mariposa.

– Sigue soñando, respondió la abeja en un tono medio burlón.

La mariposa soñadora siguió su camino pero por primera vez lo hizo sin dar rienda suelta a su imaginación y a su deseo de convertirse en una cantante conocida de rock. Pensó que quizás como había dicho aquella abeja tan solo era una simple mariposa y ¿Quién querría escuchar a una simple mariposa?

Pasó días y días sin levantar cabeza, ya no tenía ganas de cantar, ni siquiera su vuelo era el mismo. De repente sintió que un ruido molesto la perseguía, la hacía salir de su pésimo estado.

mariposa

– ¡Otra vez tú! no me lo puedo creer, rechistó la mariposa al ver a la abeja siguiendo su paso.

Prosiguió con su marcha hasta que se le hizo incómodo aquel ruido que la perseguía y que salía del ínfimo cuerpo de la abeja que días antes se había burlado de ella.

– ¿Puedes dejar de seguirme? preguntó la mariposa enfadada.

– ¡No te sigo! sólo ando volando y cantando a mi ritmo, contestó alegre la abeja.

Fue entonces cuando la mariposa comprendió que más allá de lo que otros pensasen lo importante era sentirse bien consigo misma. Dio media vuelta para volver al lado de la abeja y comenzó a tatarear aquellas melodías que surgían de su imaginación nuevamente.

– ¿Te sientes mejor? le preguntó la abeja.

– Sólo sigo soñando, respondió la mariposa soñadora.

Niños, por más que otros os digan que no puedes cumplir tus sueños nunca dejes de soñar. Si crees en ti puedes hacer tus sueños realidad.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas (42 votos, Calificación: 8,55 de 10)
Cargando…

Acerca del autor

Paty Cuentacuentos

DESCARGA GRATIS: 20 EJEMPLOS DE CUENTOS CORTOS PARA NIÑOS

RSS Cuentos Infantiles Cortos

  • Prisionero
    Durante la década de los 40. Europa se vio sumida en la guerra más brutal que haya existido hasta el momento en la historia de la humanidad. Marcada por la discriminación y el odio hacia las personas diferentes, esta época derivó en la muerte de millones de personas en diferentes países. Los más afectados fueron […]
    Erika GC
  • El árbol inútil
    Lao Tzu era un gran maestro taoísta que viajaba de pueblo en pueblo acompañado por sus discípulos. Juntos se dedicaban a ayudar a las personas ofreciéndoles consejos, enseñándoles y haciendo las tareas que los más viejos no podían hacer. Su modo de vivir era practicar la compasión y ser generosos con los demás. Un día, […]
    Erika GC
  • El mendigo insoportable
    Había una vez un señor muy poderoso que había llegado a acumular una gran fortuna en China. Su nombre era Guang y aunque era el máximo terrateniente en su región, las riquezas acumuladas no habían servido más que para endurecer su corazón. El día que cumplió cincuenta años hizo preparar un gran banquete para celebrar […]
    Erika GC
  • Concentración
    Había una vez un joven que tenía un gran talento para la arquería. Cuando era un niño, le obsequiaron su propio arco con flechas para practicar y todas las tardes, sin falta, se ponía a disparar en medio del bosque. Así fue hasta que consiguió dominar el arma por completo, convirtiéndose en el mejor arquero […]
    Erika GC
  • Destino
    Hace mucho tiempo, un general japonés entrenó a su ejército para pelear una importante batalla. Sus hombres eran escasos en comparación con los del enemigo, por lo que cualquiera en su lugar se habría dado por vencido antes de caminar rumbo a una masacre. Pero él no. El general siempre había sido valiente desde que […]
    Erika GC

Lee los mejores cuentos del blog