Hubo un rey cuyo soldado estuvo a su servicio durante tiempos de guerra, a causa de sus heridas ya no pudo seguir trabajando. El rey lo despidió sin ningún pago posterior, y a causa de ello muy triste se fue el soldado a pie,  cuando llego a un bosque, vio la luz encendida de la casa de una bruja a quien suplico diciendo:

-Te ruego me dejes dormir en tu casa y que me des algo de comer y beber por favor.

-Solo si me haces un trabajo, así sera. Contesto la bruja.

-Esta bien, dijo el soldado.

Al día siguiente, el soldado arreglaba el jardín durante todo el día sin poder terminar, obligado así a quedarse una noche mas, la bruja aumento su trabajo para el día siguiente, haciendo que sacara toda la leña acumulada. El soldado tampoco termino ese día, y la bruja aprovecho en pedir que le sacara una linterna de luz azul que se le había caído al pozo, antes que el soldado se marchara.

Al día siguiente, el joven entro al pozo en una cesta con la ayuda de la bruja, y cuando estaba por salir con la linterna la bruja quiso quitársela antes de sacar al soldado, pero el no le dio nada hasta salir primero. La bruja molesta dejo caer al joven marchándose.

Una vez en el fondo del pozo, apareció un duende frente al joven y le dijo:

-Pídeme lo que quieras.

El joven le dijo:

-Quiero que castiguen a la bruja, y que ella sea juzgada.

Y así se hizo, le contó el duende.

-Ahora quiero que me traigas a la hija del rey para que ahora ella me sirva a mí, como yo lo hice.

El duende concedió su deseo.

Cada noche por tres días, mientras dormía la princesa era llevada casi en sueños a trabajar para el soldado, luego regresaba a dormir a palacio pero cuando despertaba se sentía tan cansada hasta que le contó a su padre el rey, lo que ella pensaba que era su sueño su padre le dijo que tal vez era una realidad lo que su hija le contaba, y así, ideo un plan.

Una vez que siguieron lo indicado por el rey descubrieron al soldado como causante de lo sucedido con su hija y lo llevaron a la cárcel, allí por última vez el duende pudo conceder sus deseos al soldado, pues iban a darle muerte. El soldado quiso el castigo de jueces, el comisario y del rey, el duende con un látigo los castigo a todos mientras el rey suplicaba por su vida.

El rey le ofreció al soldado todo su reino incluyendo a la princesa como su esposa.

“La maldad contra el prójimo, regresa siempre y con creces, a quien las ejecuta”

 

 

 

 

 

 

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas (21 votos, Calificación: 7,19 de 10)
Cargando…

Acerca del autor

Hermanos Grimm

1 Comentario

Clic aquí para Comentar

DESCARGA GRATIS: 20 EJEMPLOS DE CUENTOS CORTOS PARA NIÑOS

RSS Cuentos Infantiles Cortos

  • Prisionero
    Durante la década de los 40. Europa se vio sumida en la guerra más brutal que haya existido hasta el momento en la historia de la humanidad. Marcada por la discriminación y el odio hacia las personas diferentes, esta época derivó en la muerte de millones de personas en diferentes países. Los más afectados fueron […]
    Erika GC
  • El árbol inútil
    Lao Tzu era un gran maestro taoísta que viajaba de pueblo en pueblo acompañado por sus discípulos. Juntos se dedicaban a ayudar a las personas ofreciéndoles consejos, enseñándoles y haciendo las tareas que los más viejos no podían hacer. Su modo de vivir era practicar la compasión y ser generosos con los demás. Un día, […]
    Erika GC
  • El mendigo insoportable
    Había una vez un señor muy poderoso que había llegado a acumular una gran fortuna en China. Su nombre era Guang y aunque era el máximo terrateniente en su región, las riquezas acumuladas no habían servido más que para endurecer su corazón. El día que cumplió cincuenta años hizo preparar un gran banquete para celebrar […]
    Erika GC
  • Concentración
    Había una vez un joven que tenía un gran talento para la arquería. Cuando era un niño, le obsequiaron su propio arco con flechas para practicar y todas las tardes, sin falta, se ponía a disparar en medio del bosque. Así fue hasta que consiguió dominar el arma por completo, convirtiéndose en el mejor arquero […]
    Erika GC
  • Destino
    Hace mucho tiempo, un general japonés entrenó a su ejército para pelear una importante batalla. Sus hombres eran escasos en comparación con los del enemigo, por lo que cualquiera en su lugar se habría dado por vencido antes de caminar rumbo a una masacre. Pero él no. El general siempre había sido valiente desde que […]
    Erika GC

Lee los mejores cuentos del blog