La luz azul

Publicado por: Hermanos Grimm

Hubo un rey cuyo soldado estuvo a su servicio durante tiempos de guerra, a causa de sus heridas ya no pudo seguir trabajando. El rey lo despidió sin ningún pago posterior, y a causa de ello muy triste se fue el soldado a pie,  cuando llego a un bosque, vio la luz encendida de la casa de una bruja a quien suplico diciendo:

-Te ruego me dejes dormir en tu casa y que me des algo de comer y beber por favor.

-Solo si me haces un trabajo, así sera. Contesto la bruja.

-Esta bien, dijo el soldado.

Al día siguiente, el soldado arreglaba el jardín durante todo el día sin poder terminar, obligado así a quedarse una noche mas, la bruja aumento su trabajo para el día siguiente, haciendo que sacara toda la leña acumulada. El soldado tampoco termino ese día, y la bruja aprovecho en pedir que le sacara una linterna de luz azul que se le había caído al pozo, antes que el soldado se marchara.

Al día siguiente, el joven entro al pozo en una cesta con la ayuda de la bruja, y cuando estaba por salir con la linterna la bruja quiso quitársela antes de sacar al soldado, pero el no le dio nada hasta salir primero. La bruja molesta dejo caer al joven marchándose.

Una vez en el fondo del pozo, apareció un duende frente al joven y le dijo:

-Pídeme lo que quieras.

El joven le dijo:

-Quiero que castiguen a la bruja, y que ella sea juzgada.

Y así se hizo, le contó el duende.

-Ahora quiero que me traigas a la hija del rey para que ahora ella me sirva a mí, como yo lo hice.

El duende concedió su deseo.

Cada noche por tres días, mientras dormía la princesa era llevada casi en sueños a trabajar para el soldado, luego regresaba a dormir a palacio pero cuando despertaba se sentía tan cansada hasta que le contó a su padre el rey, lo que ella pensaba que era su sueño su padre le dijo que tal vez era una realidad lo que su hija le contaba, y así, ideo un plan.

Una vez que siguieron lo indicado por el rey descubrieron al soldado como causante de lo sucedido con su hija y lo llevaron a la cárcel, allí por última vez el duende pudo conceder sus deseos al soldado, pues iban a darle muerte. El soldado quiso el castigo de jueces, el comisario y del rey, el duende con un látigo los castigo a todos mientras el rey suplicaba por su vida.

El rey le ofreció al soldado todo su reino incluyendo a la princesa como su esposa.

“La maldad contra el prójimo, regresa siempre y con creces, a quien las ejecuta”

 

 

 

 

 

 

¿Te gustó? ¿Lo compartirías? ¡Muchas Gracias!
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars (21 votos, resultado: 7,19 de 10)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por: Hermanos Grimm

Te Recomendamos: