Leyendas Infantiles Cortas

La leyenda de los ángeles de la guarda

Desde hace mucho tiempo existe un mundo bien lejano “en donde los leones juegan con los venados” y que posee flores de muchos colores, inmensos mares celestes, árboles frondosos, un maravilloso cielo sin nubes; y es habitado por pequeños ángeles. Un día, un niño llamado Marco, estaba correteando y volando con sus pequeñas alas, muy feliz. Luego de jugar durante horas, Marco se cansó y se echó en el pasto mirando el cielo azul.

De pronto vio un puntito amarillo en el cielo que se iba acercando más y más e iba creciendo poco a poco. Entonces Marco pensó: “¡Debe ser una estrella fugaz!”. Así que se apresuró en volar para seguir a la veloz estrella. Cuando la alcanzó, vio que había solamente una cajita. La abrió y vio que adentro tenía una llave enrrollada en un papel que decía: “Pedrito”. De pronto escuchó una voz fuerte que decía: “Marco, esa cajita que viste, es para ti. Soy el señor, tu Dios, y debo decirte algo muy importante”. Entonces Marco respondió: “Señor, te escucho, ¿quién es Pedrito?”. “Pedrito es un niño que va a nacer pronto en La Tierra. Por ello necesito que vayas con él para que lo cuides siempre”. Con él todo será felicidad, pero cuando no se porte bien seguramente te sentirás triste. Serás su amigo incondicional y harás que no se sienta solo.

“¿Y la llave?, ¿para qué me servirá?”, dijo el ángel. “Esa llave te servirá para abrir el corazón de Pedrito, cuando se cierre cada vez que no se porte bien. Si Pedrito cierra su corazón muchas veces, entonces la llave se gastará y ya no servirá. Ahora apresúrate pues Pedrito va a nacer pronto”. Entonces, el ángel tomó la cajita con la llave y el papel adentro, y se apuró para llegar al lado de Pedrito y ser su ángel de la guarda.

angelito

Seamos obedientes para no entristecer a nuestros padres, nuestro ángel de la guarda y Dios. No cerremos nuestros corazones muchas veces porque con el tiempo habrá un momento en que nuestro ángel ya no pueda abrir nuestro corazón porque la llave se habrá gastado.

Nota: “Pedrito” puede cambiarse por el nombre de su hijo o por los de sus [email protected] de clase, para que se sientan más comprometidos con la historia y sea más fácil recordarla.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars (178 votos, resultado: 9,24 de 10)
Cargando…
Valores
Loading...

Acerca del autor

Paty Cuentacuentos

DESCARGA GRATIS: 20 EJEMPLOS DE CUENTOS CORTOS PARA NIÑOS

Loading...




RSS Cuentos Infantiles Cortos

  • El pescador
    Un día, un rico empresario salió a disfrutar de un paseo por la playa. A simple vista, uno podía apreciar que se trataba de un hombre millonario, pues iba vestido con un traje de marca carísimo, llevaba un reloj de oro puro en una muñeca, gafas de sol exclusivas y hasta la goma que usaba […]
    Erika GC
  • La Vaca
    Un día, un joven discípulo salió a viajar por el mundo al lado de su maestro, un viejo muy sabio que había vivido un montón de experiencias y al cual había jurado obedecer. Por largos días caminaron, buscando posada en los lugares que se atravesaban por su camino. Hasta que llegaron a un campo hermoso, […]
    Erika GC
  • El papel arrugado
    Era un día normal en la escuela cuando Luis, uno de los estudiantes más conflictivos del salón, golpeó a uno de sus compañeros después de discutir por una tontería. No contento con eso también insultó a Noé, el chico con quien había peleado por un comentario inofensivo. En el fondo, Luis era una buena persona […]
    Erika GC
  • El árbol triste
    Había una vez un bosque frondoso en el cual habitaban distintos tipos de árboles. Todos ellos convivían felices y en armonía, pero había uno en especial al que siempre se le veía cabizbajo y triste. Y es que él, a diferencia de los demás, no tenía la menor idea de quien era. No daba frutos […]
    Erika GC
  • El saco de plumas
    En un pueblo vivía un hombre que apreciaba mucho a su mejor amigo, pues desde niños se habían criado juntos. Habían crecido, estado el uno con el otro en las buenas y en las malas, y se habían ayudado en los tiempos de necesidad. Parecía que nada en el mundo podría quebrantar esa gran amistad […]
    Erika GC

Lee los mejores cuentos del blog