Cuentos Muy Cortos para Niños Cuentos para Dormir Fábulas de Esopo Fábulas Infantiles Otros Cuentos

La hormiga y el escarabajo

Pronto empezaría el verano, mientras una hormiga se disponía a trabajar recolectando los granos del campo,  parece que la cebada y el trigo serían el alimento que en invierno no debía faltarle. Tanto ella como sus hermanas eran numerosas y debían asegurarse, así que trabajo no faltaba en verano.

Mientras en esa época de verano, todos los animales o la mayoría por así decirlo, se relajaban olvidándose de todo, las laboriosas hormigas no paraban de trabajar mientras eran observadas por un sorprendido escarabajo. Quien afanosa le preguntaba a la hormiga, porque trabajaba así en una época de tanto calor, pero la hormiga no volteaba a responder al escarabajo, o tal vez dando como respuesta total indiferencia, concentrada en su misión, alentando a sus hermanas, recordando les que ahora era duro el trabajo pero que traería su recompensa para todas, en el frío invierno.

Pasaron los meses, llegó el invierno y las lluvias torrenciales empezaron a inundar las cosechas y sembríos en el campo, hubo escasez de alimentos y el escarabajo recordando que la hormiga guardaba mucha cebada y trigo, fué a pedir suplicando por comida. No soportaba más el hambre y no quería morir. Es allí donde la hormiga por fin le responde para darle una lección y dice: «ay de ti escarabajo infeliz, si hubieras trabajado como nosotras, en lugar de andar de holgazán viviendo tan solo el momento, hoy tendrías alimento para ti y tu familia.

escarabajoy hormiga

 

Nunca gastes todo lo que tienes, guarda algo por si vienen tiempos de escasez.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas (21 votos, Calificación: 8,38 de 10)
Cargando…

Acerca del autor

Esopo

¡Sé el primero en comentar!

Clic aquí para Comentar