Leyendas Infantiles Cortas

La diosa y el pescador

Hace mucho tiempo, habitaba en una isla griega llamada Lesbos un pescador muy humilde, llamado Fano. Él era un joven hermoso y de buen corazón, que todos los días salía de su casa con el sol y se hacía a la mar, a fin de traer el sustento para su familia. Parte del pescado también lo vendía en el muelle, para mantener su barca y su casa.

No tenía mucho, sin embargo era muy feliz porque sabía disfrutar de las cosas sencillas.

Aquel día se había pasado pescando sin descanso hasta que oscureció y agotado, empezó a recoger sus cosas para volver a su hogar. Repentinamente apareció una anciana, vestida de manera muy modesta y bastante frágil.

—Jovencito, necesito que me lleves hasta la costa de Asia Menor —le suplicó—, es muy importante que llegue ahí.

—Claro, mujer. Suba —le dijo Fano de buen talante, aunque ya estaba muy cansado y quería marcharse a dormir.

Hicieron el viaje a la luz de la luna y cuando la anciana descendió del bote, Fano le dio una moneda de oro (la única que tenía), para que pudiera pagar el viaje de regreso, pues ella se veía muy pobre.

—Muchas gracias por tu generosidad, jovencito —le dijo ella—, para que veas cuan agradecida estoy contigo, toma este frasco de perfume.

Fano lo aceptó sin darle mucha importancia y regresó a casa. Pero una vez allí, en cuanto hubo abierto la fragancia, un delicioso aroma envolvió su habitación, embriagándole el corazón y los sentidos por completo. Jamás en su vida había olido algo tan maravilloso como aquello.

Fano comprendió entonces que aquella vieja no era una anciana cualquiera, sino la mismísima Venus, diosa del amor, que le había hecho un regalo extraordinario.

A partir de entonces, al usar aquel perfume misterioso, las cosas se volvieron mucho más fáciles para él. Todas las muchachas de la isla estaban locas por él y los hombres eran más amables. La gente siempre tenía muestras de simpatía y le llevaba regalos. Incluso los peces parecían sentir cierta afinidad por Fano, saltando a sus redes y llenándolas de tal manera, que tenía que esforzarse más por conducir su bote. Esto hizo que los lugareños construyeran uno más grande para él.

Con el tiempo y su buena suerte, Fano se volvió un hombre muy rico y ya no fue necesario que saliera a pescar con el alba. Se construyó una casa muy grande en la playa y se casó con la joven más hermosa de Lesbos, con la que tuvo hijos sanos y bellos. A menudo ayudaban a la gente más necesitada y todos les tenían un gran aprecio. El perfume con el tiempo, fue olvidado.

Y siempre le quedaron agradecidos a la generosa Venus por sus bendiciones.

En este cuento infantil hemos aprendido que todas las buenas acciones son recompensadas. Si puedes hacer un bien, hazlo y no te fijes en el aspecto de las personas que necesitan tu ayuda. Lo más importante de una buena acción, es hacerla de corazón.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas (5 votos, Calificación: 8,20 de 10)
Cargando…

Acerca del autor

Erika GC

¡Sé el primero en comentar!

Clic aquí para Comentar

DESCARGA GRATIS: 20 EJEMPLOS DE CUENTOS CORTOS PARA NIÑOS




RSS Cuentos Infantiles Cortos

  • El secreto de la serenidad
    Había una vez un muchacho que para aprender sobre los secretos de la vida, se retiró a un templo budista que se encontraba en lo alto de una gran montaña, muy apartado de la civilización. Ahí, vivía un viejo maestro llamado Tsin Shih que sería el encargado de guiarlo. Al principio el estudiante se adaptó bien […]
    Erika GC
  • ¿Qué es el amor?
    Una profesora se encontraba dando clase a sus pequeños alumnos cuando, en medio de la lección, uno de ellos levantó la mano y tímidamente le hizo una pregunta. —Maestra… ¿qué es el amor? Al principio, la mujer se quedó descolocada, sin saber como explicárselo. Pero luego de pensarlo por unos segundos, decidió que una pregunta […]
    Erika GC
  • La casa imperfecta
    Había una vez un maestro albañil que toda su vida, desde joven, había trabajado colocando cimientos, levantando paredes y haciendo grandes edificios y casas. Y aunque todos los días sin fallar se había levantado temprano para ir a ganarse la vida honradamente, el tiempo no había pasado en vano. Empezaba a hacerse viejo y pensó […]
    Erika GC
  • El pescador
    Un día, un rico empresario salió a disfrutar de un paseo por la playa. A simple vista, uno podía apreciar que se trataba de un hombre millonario, pues iba vestido con un traje de marca carísimo, llevaba un reloj de oro puro en una muñeca, gafas de sol exclusivas y hasta la goma que usaba […]
    Erika GC
  • La Vaca
    Un día, un joven discípulo salió a viajar por el mundo al lado de su maestro, un viejo muy sabio que había vivido un montón de experiencias y al cual había jurado obedecer. Por largos días caminaron, buscando posada en los lugares que se atravesaban por su camino. Hasta que llegaron a un campo hermoso, […]
    Erika GC

Lee los mejores cuentos del blog