La desobediencia y sus peligros

Publicado por: Paty Cuentacuentos

Maggy y Tota, hacían carreras en las motos de sus hermanos, sin pedir permiso de ellos. Una tarde salieron a pasear por las playas de un conocido balneario. Estas jóvenes de tan solo 11 y 12 años eran muy hábiles pero bastante curiosas y desafiantes, se sentían atraídas por las motocicletas tan grandes y bonitas de sus respectivos hermanos.

En la playa hacía mucho calor, y mientras algunos tomaban baños de sol, otros comían helados. También habían niños jugando en la orilla del mar y parecía que ellas no se daban cuenta de su presencia. Cuando una señora salía del mar con su niño, estuvo a punto de ser atropellada por Maggy, que pasó velozmente en moto sin poder evitar un grave accidente.

Apenas pudo esquivarla y casi se estrella contra otro grupo de personas. Felizmente solo se fueron contra unos castillos de arena que algunos niños hicieron y habían dejado allí mientras mucha gente, en ese momento, estaban almorzando cerca del lugar.

Tota, que venía detrás de Maggy quiso ayudar a su amiga a levantarse pero no pudo porque Maggy se había lastimado el pie. Cuando sus padres se enteraron de lo sucedido, la llevaron al hospital y allí con mucha firmeza papá y mamá le dijeron:

-“La desobediencia trae malos resultados y hace que las cosas salgan mal, nunca debieron llevarse las motos, no son juguetes, aunque parezcan inofensivas, son vehículos que solo con licencia y responsabilidad se pueden utilizar y a partir de la mayoría de edad. Espero que se hayan dado cuenta que pudieron haber accidentes fatales, Gracias a Dios que sólo fue un susto”

-“Tienes razón papá dijo Maggy, perdóname, no volveré a hacerlo.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars (5 votos, resultado: 4,60 de 10)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por: Paty Cuentacuentos

Te Recomendamos: