Fábulas Infantiles

La creación de mamá

Cuentan que hace mucho tiempo, Dios se puso a trabajar en el cielo para cumplir con un proyecto muy importante. Los ángeles, llenos de curiosidad al ver lo mucho que se esforzaban, se acercaron para preguntarle que era lo que estaba haciendo. El padre celestial sonrió y les respondió con mucha alegría:

—Estoy trabajando en mi mejor creación.

—¿Y de qué se trata exactamente? —volvieron a preguntar los ángeles.

—Es una criatura a la que le voy a dar seis brazos y cuatro pares de ojos.

—¿Tanto? ¿Pero para qué quiere ese ser todos esos ojos?

—Bueno —dijo Dios, secándose el sudor de la frente—, un par de ojos le va a servir para apreciar la belleza de las cosas que la rodean. El segundo le servirá para entender las acciones de los demás seres creados por mí. Con el tercero podrá leer en la mirada de los otros, para descifrar todas esas cosas que no dicen pero que sienten en el corazón. Y el último le permitirá apreciar mi presencia en los detalles más hermosos de la vida, como la paz que emanan los niños al dormir.

—Todo eso se oye fantástico —admitieron los ángeles—, ¿y qué va a hacer con tantos brazos?

—Dos brazos le serán útiles para desempeñar las tareas sencillas y complejas del día a día. El segundo par lo usará para acunar a sus hijos y brindarles confianza y ternura. Y tercero para levantarlos en cada instante que se caigan, ayudándolos a luchar por lo que es justo.

—¿Esta criatura va a ser inteligente, padre?

—Por supuesto, entenderá todos los temas difíciles, sabrá descubrir la belleza oculta en los lugares comunes y será capaz de encontrar luz, haya en donde reine la oscuridad.

—Pero exactamente, ¿para qué la estás creando? ¿Cuáles serán sus funciones?

—Estoy haciendo esta creación para calmar el llanto de los pequeños, para perdonar a quienes cometen errores, para motivar a los emprendedores y acompañar en cada uno de los instantes de la vida; inclusive si ya no se encuentra en el mundo, fisícamente.

Los ángeles se quedaron maravillados el escuchar todo lo que sería capaz de hacer aquel ser. Solo había algo que les preocupaba y era el aspecto tan frágil que poseía aquella criatura. ¿De verdad sería capaz de cumplir con todas las tareas que el creador pensaba encomendarle?

—Sé que mi creación no parece muy fuerte —dijo Dios, adivinando lo que pensaban—, no obstante su verdadera fortaleza se encuentra en su interior. Ella será capaz de afrontar todos los momentos difíciles de la vida, sin perder su dulzura y su esperanza. Y por sobre todo, jamás permitirá que ni sus hijos ni sus seres queridos, sean lastimados o se enfrenten solos a los peores obstáculos.

—¿Y cómo vas a llamar a este ser tan maravilloso, padre?

—Le daré un nombre que perdurará para siempre en la historia de la humanidad —confesó Dios, lleno de orgullo—. Esta criatura será lo más grande entre los hombres y la conocerán como: mamá.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas (4 votos, Calificación: 7,50 de 10)
Cargando…
Valores

Acerca del autor

Erika GC

DESCARGA GRATIS: 20 EJEMPLOS DE CUENTOS CORTOS PARA NIÑOS

RSS Cuentos Infantiles Cortos

  • Prisionero
    Durante la década de los 40. Europa se vio sumida en la guerra más brutal que haya existido hasta el momento en la historia de la humanidad. Marcada por la discriminación y el odio hacia las personas diferentes, esta época derivó en la muerte de millones de personas en diferentes países. Los más afectados fueron […]
    Erika GC
  • El árbol inútil
    Lao Tzu era un gran maestro taoísta que viajaba de pueblo en pueblo acompañado por sus discípulos. Juntos se dedicaban a ayudar a las personas ofreciéndoles consejos, enseñándoles y haciendo las tareas que los más viejos no podían hacer. Su modo de vivir era practicar la compasión y ser generosos con los demás. Un día, […]
    Erika GC
  • El mendigo insoportable
    Había una vez un señor muy poderoso que había llegado a acumular una gran fortuna en China. Su nombre era Guang y aunque era el máximo terrateniente en su región, las riquezas acumuladas no habían servido más que para endurecer su corazón. El día que cumplió cincuenta años hizo preparar un gran banquete para celebrar […]
    Erika GC
  • Concentración
    Había una vez un joven que tenía un gran talento para la arquería. Cuando era un niño, le obsequiaron su propio arco con flechas para practicar y todas las tardes, sin falta, se ponía a disparar en medio del bosque. Así fue hasta que consiguió dominar el arma por completo, convirtiéndose en el mejor arquero […]
    Erika GC
  • Destino
    Hace mucho tiempo, un general japonés entrenó a su ejército para pelear una importante batalla. Sus hombres eran escasos en comparación con los del enemigo, por lo que cualquiera en su lugar se habría dado por vencido antes de caminar rumbo a una masacre. Pero él no. El general siempre había sido valiente desde que […]
    Erika GC

Lee los mejores cuentos del blog