Historias de la Biblia para Niños

La copa de José

Cuando José el soñador se convirtió en el administrador principal del faraón en Egipto, muchas personas extranjeras llegaron para comprar algo del grano que habían almacenado en sus arcas. Entre ellos, José reconoció a sus hermanos, quienes hace años lo habían vendido como esclavo. Muy sorprendido de verlos allí, se dio cuenta de que ellos no lo habían reconocido.

Entonces quiso ponerlos a prueba, para ver si seguían siendo tan malvados como antes.

—Estos hombres son extraños que han venido a robar nuestros suministros —los acusó—, ¡haré que los arresten de inmediato!

Rubén, el mayor de ellos, le suplicó que no lo hiciera.

—No es así, señor mío. Nosotros no somos ladrones —le dijo—, somos personas honradas que están dispuestas a pagar por un poco de comida. Mis hermanos y yo hemos venido desde muy lejos; había uno más entre nosotros, pero hace tiempo que murió. Ahora, el más joven de nosotros se ha quedado en casa con nuestro padre.

José sintió una mayor sorpresa al saber que su padre, Jacob, había tenido otro hijo y lo quiso conocer.

—Si dicen la verdad, me traerán a ese hermano suyo para comprobar que no son ladrones. Y mientras tanto, uno de ustedes se quedará aquí encarcelado.

Los guardias arrestaron a Simeón, uno de sus hermanos y lo condujeron al calabozo. Sin más remedio, el resto tuvo que regresar a casa para traer a Benjamín, su nuevo hermano mejor y el hijo predilecto de Jacob, quien no quería dejarlo ir por temor a perderlo.

Pero cuando se dio cuenta de que la libertad de Simeón estaba en peligro, lo dejó marchar, muy angustiado.

Los hermanos presentaron a Benjamín con José y este ordenó entonces que liberaran a Simeón. Luego los invitó a todos a un gran banquete y mientras comían y bebían, José le dio una indicación a uno de sus sirvientes.

—Coge mi copa de plata y métela en el saco de Benjamín.

Obedeció el siervo y cuando su familia estaba a punto de irse, José ordenó que los registraran, pues su copa de plata había desaparecido.

Al encontrarla en el saco de Benjamín, fingió enfadarse y lo apuntó con el dedo.

—¡Tú, muchacho! ¡Por ladrón, tendrás que quedarte aquí a servir como esclavo!

Sus hermanos, pálidos al saber que Jacob se moriría de tristeza si regresaban sin Benjamín, rápidamente trataron de impedirlo.

—¡Toma a cualquiera de nosotros como tu nuevo siervo! —le suplicaron— Pero permite que Benjamín regrese a casa.

—¿Están todos dispuestos a ocupar el lugar de su hermano menor, a pesar de ser el favorito de su padre? —preguntó José.

Y cuando ellos respondieron que sí, se dio cuenta de que habían cambiado y ya no había maldad en sus corazones. Les reveló entonces quien era y sus hermanos, muy arrepentidos, le pidieron perdón por lo que había ocurrido años atrás.

José volvió a reunirse con su padre Jacob y a partir de entonces, a su familia no volvió a faltarle nada.

Cuento infantil corto, inspirado por una historia de la Biblia.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas (9 votos, Calificación: 8,56 de 10)
Cargando…

Acerca del autor

Erika GC

DESCARGA GRATIS: 20 EJEMPLOS DE CUENTOS CORTOS PARA NIÑOS

RSS Cuentos Infantiles Cortos

  • Prisionero
    Durante la década de los 40. Europa se vio sumida en la guerra más brutal que haya existido hasta el momento en la historia de la humanidad. Marcada por la discriminación y el odio hacia las personas diferentes, esta época derivó en la muerte de millones de personas en diferentes países. Los más afectados fueron […]
    Erika GC
  • El árbol inútil
    Lao Tzu era un gran maestro taoísta que viajaba de pueblo en pueblo acompañado por sus discípulos. Juntos se dedicaban a ayudar a las personas ofreciéndoles consejos, enseñándoles y haciendo las tareas que los más viejos no podían hacer. Su modo de vivir era practicar la compasión y ser generosos con los demás. Un día, […]
    Erika GC
  • El mendigo insoportable
    Había una vez un señor muy poderoso que había llegado a acumular una gran fortuna en China. Su nombre era Guang y aunque era el máximo terrateniente en su región, las riquezas acumuladas no habían servido más que para endurecer su corazón. El día que cumplió cincuenta años hizo preparar un gran banquete para celebrar […]
    Erika GC
  • Concentración
    Había una vez un joven que tenía un gran talento para la arquería. Cuando era un niño, le obsequiaron su propio arco con flechas para practicar y todas las tardes, sin falta, se ponía a disparar en medio del bosque. Así fue hasta que consiguió dominar el arma por completo, convirtiéndose en el mejor arquero […]
    Erika GC
  • Destino
    Hace mucho tiempo, un general japonés entrenó a su ejército para pelear una importante batalla. Sus hombres eran escasos en comparación con los del enemigo, por lo que cualquiera en su lugar se habría dado por vencido antes de caminar rumbo a una masacre. Pero él no. El general siempre había sido valiente desde que […]
    Erika GC

Lee los mejores cuentos del blog