Otros Cuentos

La Bella Durmiente

Autor Original: Los Hermanos Grimm (pero se han hecho algunas adaptaciones)

Érase un reino muy feliz en el que vivían unos reyes que acababan de tener una preciosa hija.  Como querían llegar a unirse a un reino que había muy cerca, decidieron casar a la princesa con el hijo de los reyes de aquel otro reino. Siendo Aurora, que así se llamaba la princesa, poco más que un bebé y Felipe, el príncipe, solo un niño, se organizó una ceremonia para que los jóvenes quedasen prometidos. En ella estaban también presentes las hadas del bosque: Flora, Fauna y Primavera. Pero algo terrible ocurrió al final de la ceremonia, y es que la malvada bruja Maléfica se presentó y dijo a los reyes: “He venido a hacerle un regalo a esta preciosa niña. Cuando Aurora tenga dieciséis años se pinchará con la aguja de una rueca… ¡caerá en un sueño del que no volverá a despertar!”

Todo el mundo quedó conmocionado mientras Maléfica escapaba sin dejar rastro. Entonces las buenas hadas intentaron combatir el hechizo de maléfica recitando al mismo tiempo: “La joven Aurora despertará de su embrujo cuando reciba su primer beso de amor verdadero”. Sin embargo, los padres de Aurora quedaron muy preocupados, por lo que la enviaron a vivir con las hadas y mandaron destruir todas las ruecas del reino, para que estuviera a salvo. Así pasaron los años y la princesa creció en el bosque sin saber que era la hija de los reyes feliz junto a los animales y plantas. Todo estaba bien hasta la noche en la que Aurora cumplió dieciséis años. En ese momento se levantó como sonámbula y fue caminando durante horas hasta el castillo. La fuerza que la empujaba hizo que fácilmente evitase a los guardias y se colase por un pasadizo secreto que le llevó a una habitación. Allí, cubierta de polvo y telas de araña, se encontraba la única rueca que quedaba en el reino.

Aurora se pinchó con ella y al instante quedó dormida, como muerta. Las hadas, después de darse cuenta de que no estaba, fueron buscando a la princesa por todas partes hasta que la encontraron tirada en el suelo. Para que nadie se enterase de lo ocurrido, decidieron dormir a todo el reino excepto el príncipe Felipe, que ya se había convertido en un robusto y  guapo joven. Las hadas fueron entonces a avisarle, le equiparon con una espada y escudo mágicos y lo ayudaron a vencer a la bruja Maléfica. El poder de la bruja era muy muy grande y se convirtió en un enorme dragón negro que casi acaba con la vida del príncipe. Pero gracias a la ayuda de las hadas y la valentía de Felipe, este consiguió en el último momento atravesar su corazón con la espada mágica.

la bella durmiente

Sin embargo, el hechizo aun pervivía, así que Flora, Fauna y Primavera acompañaron a Felipe al lugar donde yacía Aurora. El príncipe, tan impresionado quedó con la belleza de Aurora, que no pudo evitar darle un suave beso.

En ese momento Aurora despertó, junto con todos los demás habitantes del reino, al poco se casó con el príncipe Felipe y juntos vivieron siempre felices. Así se vio como el bien y la valentía siempre triunfan al final contra el mal.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas (103 votos, Calificación: 7,98 de 10)
Cargando…

Acerca del autor

Paty Cuentacuentos

DESCARGA GRATIS: 20 EJEMPLOS DE CUENTOS CORTOS PARA NIÑOS

RSS Cuentos Infantiles Cortos

  • Prisionero
    Durante la década de los 40. Europa se vio sumida en la guerra más brutal que haya existido hasta el momento en la historia de la humanidad. Marcada por la discriminación y el odio hacia las personas diferentes, esta época derivó en la muerte de millones de personas en diferentes países. Los más afectados fueron […]
    Erika GC
  • El árbol inútil
    Lao Tzu era un gran maestro taoísta que viajaba de pueblo en pueblo acompañado por sus discípulos. Juntos se dedicaban a ayudar a las personas ofreciéndoles consejos, enseñándoles y haciendo las tareas que los más viejos no podían hacer. Su modo de vivir era practicar la compasión y ser generosos con los demás. Un día, […]
    Erika GC
  • El mendigo insoportable
    Había una vez un señor muy poderoso que había llegado a acumular una gran fortuna en China. Su nombre era Guang y aunque era el máximo terrateniente en su región, las riquezas acumuladas no habían servido más que para endurecer su corazón. El día que cumplió cincuenta años hizo preparar un gran banquete para celebrar […]
    Erika GC
  • Concentración
    Había una vez un joven que tenía un gran talento para la arquería. Cuando era un niño, le obsequiaron su propio arco con flechas para practicar y todas las tardes, sin falta, se ponía a disparar en medio del bosque. Así fue hasta que consiguió dominar el arma por completo, convirtiéndose en el mejor arquero […]
    Erika GC
  • Destino
    Hace mucho tiempo, un general japonés entrenó a su ejército para pelear una importante batalla. Sus hombres eran escasos en comparación con los del enemigo, por lo que cualquiera en su lugar se habría dado por vencido antes de caminar rumbo a una masacre. Pero él no. El general siempre había sido valiente desde que […]
    Erika GC

Lee los mejores cuentos del blog