Cuentos Muy Cortos para Niños Cuentos para Dormir Fábulas de Esopo Fábulas Infantiles Otros Cuentos

La alondra y sus crías

Una alondra buscaba un lugar adecuado para hacer su nido, pues tenía ya sus crías. Encontró un buen lugar en primavera en un joven nido verde, y cuando las crías crecieron se veían todas igual de hermosas y llenas de plumas, ya eran grandes y podían volar y hacer todo independientemente de la madre. Pero pronto se acerco el dueño de aquel campo, viendo que la cosecha estaba ya muy madura dijo:

-No puedo creer que ya sea la hora de cosechar, ahora tendré que pedir ayuda a todos mis vecinos ya que no hay tiempo que perder.

Una de las alondras más jóvenes, escucho toda la conversación del hombre y se fue volando hacia su madre y le contó todo, y la madre muy amorosa y con ternura le dijo:

-No te preocupes querida hija, el hombre aún no cosechará, pues si piensa pedir ayuda es porque aún no esta preparado.

Al día siguiente el dueño del campo regreso nuevamente y vio que la cosecha era abundante por lo que dijo:

-Yo mismo vendré con mis trabajadores y voy a contratar todas las segadoras posibles y haré la cosecha, ya no podemos esperar más.

Por cierto, antes que te olvides, ¿nos apoyarías con un like? De esta forma nos apoyas a seguir publicando de forma gratuita.😀

Al oír todo esto, la alondra madre se acerco a sus hijas y les dijo:

Mis querida hijas, ahora sí que llego el momento de partir y buscar nuevos rumbos. El dueño de este campo ahora sí esta decidido a realizar la cosecha. Ya no quiere esperar a que vengan sus amigos, su apuro es muy grande y ya decidió hacerlo él mismo y pronto. Debemos salir de inmediato hijas.

alondra y sus hijas

Si planeas algo y quieres que todo salga bien, hazlo tu mismo.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas (17 votos, Calificación: 6,76 de 10)
Cargando...

Acerca del autor

Esopo

¡Sé el primero en comentar!

Clic aquí para Comentar