Fábulas Infantiles

La aguja de oro

En un pequeño pueblo de Oriente, donde todas las personas se conocían entre sí, vivía una anciana muy sabia llamada Rabiya. Ella observaba que en general, todos sus vecinos convivían en armonía, pero a veces había algunos que se disgustaban por creer que les faltaban cosas para ser felices: dinero, amor, una mejor apariencia… y así los días se pasaban ante ellos, siendo desaprovechados con tan mala actitud.

Un día, unos jóvenes pasaron frente a su casa y vieron que buscaba algo en el suelo, desesperada.

—Eh Rabuya, ¿qué te pasa? ¿Qué haces ahí? —le preguntaron.

—Ay, es que se me ha perdido mi aguja de oro —les dijo ella entristecida— y no la puedo encontrar.

Los chicos se metieron a su jardín para ayudarla a buscar, pero por más que recorrieron el lugar no lograron ver nada.

—Ya está a punto de oscurecer Rabiya, pero su aguja de oro no parece estar aquí.

—Claro que no —dijo ella—, lo que pasa es que se me cayó dentro de la casa.

Al escuchar esto, los muchachos se enojaron muchísimo.

—¿Cómo que adentro de la casa? ¿Por qué no nos dijiste eso antes? —la increparon— Nos hemos pasado toda la tarde buscando aquí afuera en vano.

—Ah, es que quise buscar aquí porque hay más luz. Adentro está muy oscuro.

—Eso no tiene ningún sentido —la reprendieron ellos—, no puedes buscar afuera lo que ya está adentro. ¿No puedes mejor tomar una lámpara y buscar la aguja donde la has perdido?

—Ajá —Rabiya sonrío astutamente—, veo que son muy listos. Ojalá esa inteligencia la usaran para cosas más importantes que preocuparse por insignificancias.

—¿De qué estás hablando? —los jóvenes la miraron confundidos.

—De que así como yo me empeñaba en buscar en mi jardín lo que estaba dentro de mi casa, los veo a ustedes todos los días. Tratando en encontrar la felicidad en cosas ajenas, que piensan que son más importantes que lo que ya llevan adentro —les dijo la vieja—. ¿Por qué se empeñan en salir a buscar lo que se les ha perdido en el corazón? ¿Piensan que la felicidad la van encontrar a su alrededor? No es así.

Rabiya se sentó en una banca y ellos la escucharon.

—La felicidad es algo que todos nosotros llevamos dentro. No necesitamos amor, ni riquezas, ni fama para ser felices. Esas cosas siempre vienen por añadidura cuando uno está en paz consigo mismo y hace lo que ama.

Como estos chicos, no cometas la equivocación de pensar que tu felicidad está en otras personas u otras cosas. Esta se encuentra en tu corazón y si de verdad lo deseas, puedes ser feliz, aun estando solo o teniendo poco. Cuando entiendas esto, las otras personas y todo lo que quieres obtener llegarán a ti de la manera más sencilla y maravillosa que te puedas imaginar.

Moraleja: No somos dueños de nuestras circunstancias, pero sí de la forma en que elegimos enfrentarlas. Somos creadores de nuestra propia felicidad. Decide ser feliz y no habrá nada que te detenga.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas (7 votos, Calificación: 8,00 de 10)
Cargando…

Acerca del autor

Erika GC

DESCARGA GRATIS: 20 EJEMPLOS DE CUENTOS CORTOS PARA NIÑOS

RSS Cuentos Infantiles Cortos

  • Prisionero
    Durante la década de los 40. Europa se vio sumida en la guerra más brutal que haya existido hasta el momento en la historia de la humanidad. Marcada por la discriminación y el odio hacia las personas diferentes, esta época derivó en la muerte de millones de personas en diferentes países. Los más afectados fueron […]
    Erika GC
  • El árbol inútil
    Lao Tzu era un gran maestro taoísta que viajaba de pueblo en pueblo acompañado por sus discípulos. Juntos se dedicaban a ayudar a las personas ofreciéndoles consejos, enseñándoles y haciendo las tareas que los más viejos no podían hacer. Su modo de vivir era practicar la compasión y ser generosos con los demás. Un día, […]
    Erika GC
  • El mendigo insoportable
    Había una vez un señor muy poderoso que había llegado a acumular una gran fortuna en China. Su nombre era Guang y aunque era el máximo terrateniente en su región, las riquezas acumuladas no habían servido más que para endurecer su corazón. El día que cumplió cincuenta años hizo preparar un gran banquete para celebrar […]
    Erika GC
  • Concentración
    Había una vez un joven que tenía un gran talento para la arquería. Cuando era un niño, le obsequiaron su propio arco con flechas para practicar y todas las tardes, sin falta, se ponía a disparar en medio del bosque. Así fue hasta que consiguió dominar el arma por completo, convirtiéndose en el mejor arquero […]
    Erika GC
  • Destino
    Hace mucho tiempo, un general japonés entrenó a su ejército para pelear una importante batalla. Sus hombres eran escasos en comparación con los del enemigo, por lo que cualquiera en su lugar se habría dado por vencido antes de caminar rumbo a una masacre. Pero él no. El general siempre había sido valiente desde que […]
    Erika GC

Lee los mejores cuentos del blog