Cuentos de Aventura para Niños

Juanito Escarcha

Juanito Escarcha era un hombre de nieve muy especial. Él tenía el poder de controlar el hielo y los vientos invernales, haciendo nevar sobre las casas de la gente y deleitando a los niños con figuras de escarcha. Sin embargo Juanito no era del todo feliz, ya que estaba enamorado de una hermosa muchacha llamada Elisa, con la cual no podía estar porque era humana.

Un día fue a ver al Padre Invierno para pedirle que la transformara en humano y así, poder conquistarla.

—De acuerdo, Juanito —le dijo él—, pero para ser un humano de verdad deberás de cumplir con tres pruebas. Tienes que conseguirme una flor de primavera, un cofre de monedas de oro y un caballo. Solo así, te convertirás en una persona de carne y hueso.

Muy ilusionado, Juanito aceptó y el Padre Invierno lo convirtió en un humano temporal. Bajo su nueva apariencia, Juanito se fue a vivir al pueblo de Elisa en donde consiguió trabajo como sastre. Así, poco a poco, fue consiguiendo hacerse su amigo. Hasta que un día, mientras iba a visitar a su amada, se enteró de que un hombre muy malvado se la había llevado.

—Es un rey muy poderoso que vive en un castillo, cerca del pueblo —le dijeron sus padres, temerosos—. Él quiere que Elisa sea su esposa. ¡Qué feo es saber que ya nunca la volveremos a ver!

Pero Juanito los tranquilizó y les prometió que iría a buscar a su hija para traerla sana y salva.

—Padre Invierno, por favor, conviérteme de nuevo en Juanito Escarcha —le pidió a su papá—, ¡tengo que ir a salvar a Elisa!

Una vez que Juanito volvió a ser un muñeco de nieve, se fue rodando hasta el castillo en donde el rey preparaba su boda con la pobre muchacha, que muerta de miedo, se había encerrado en una habitación.

—¡Si no sales de ahí enseguida —la amenazaba el rey—, voy a reunir a todos los soldados de mi ejército y juntos iremos a atacar a tu pueblo! ¡Sal ya! ¡Que la boda está a punto de comenzar!

En ese momento, Juanito Escarcha se presentó ante él y le ordenó que dejará ir a Elisa. Pero el rey, riendo con malignidad, sacó su espada y lo retó a un duelo.

Fue una batalla muy reñida entre ambos. Juanito tenía el poder del invierno de su lado, pero Su Majestad era un muy hábil espadachín. Finalmente, Juanito logró vencerlo y después de reunirse con Elisa encontró en el palacio todas las cosas que le había pedido el Padre Invierno: una flor primaveral, un cofre con un tesoro y un caballo que era blanco como la nieve.

Ambos montaron en él y regresaron al pueblo, donde Juanito aprovechó para pedir la mano de Elisa en matrimonio.

—Felicidades por tu valentía, has demostrado tener un gran corazón, digno de un valioso ser humano —y dicho esto, el Padre Invierno lo convirtió en muchacho para siempre.

Juanito y Elisa se casaron y desde entonces, viven muy felices.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas (3 votos, Calificación: 9,67 de 10)
Cargando…
Valores

Acerca del autor

Erika GC