José en Egipto

Publicado por: Erika GC

Después de ser vendido como esclavo por sus hermanos, José fue a parar a Egipto, en donde lo compró un hombre llamado Putifar, quien era funcionario del faraón. Putifar era un buen hombre, que empleó al muchacho como su mayordomo. Como José hacía un muy buen trabajo en su casa, pronto se ganó su confianza y llegó a estar a cargo de los demás empleados.

Pero ocurrió que la esposa de Putifar, una mujer muy perversa, se enamoró de José y quiso convencerlo de que tuvieran una aventura a espaldas de su marido. Él sin embargo, le era muy fiel a Putifar y la rechazó, provocando su ira.

En venganza, la mujer lo acusó de haberla golpeado y José fue enviado al calabozo, donde conoció al jefe de los coperos del faraón.

—He tenido un sueño sumamente extraño —le dio él un día—, que lleva acosándome varias noches y no sé lo que significa.

Cuando José lo escuchó, le pidió que le contara su sueño y lo interpretó a la perfección. Tanto así, que cuando el copero salió de la cárcel, le prometió hablarle al faraón sobre su maravilloso talento para saber el significado de los sueños.

Así pasaron los años y un día, José fue sacado del calabozo y llevado ante el faraón para analizar un sueño muy inquietante que había tenido.

—Llevó días soñando lo mismo —le dijo el faraón—, primero veo que siete vacas muy gordas salen del Nilo. Después, otras siete vacas flaquísimas van detrás de ellas y se las comen. Luego veo siete cosechas de trigo muy abundantes y hermosas, seguidas de siete cosechas secas. ¿Qué quiere decir todo esto?

—Las vacas gordas y las cosechas abundantes, significaban que Egipto va a prosperar durante los próximos siete años —le contestó José—. Pero las vacas flacas y las cosechas secas, quieren decir que los siete años siguientes va a sufrir una gran sequía, que traerá consigo la hambruna y la enfermedad. Por eso es que usted debe almacenar tanto grano como pueda para esos tiempos de escasez, Dios le está advirtiendo para que cuide a su pueblo.

El faraón se quedó tan impresionado con la interpretación de José, que desde ese entonces se convirtió en su principal consejero. Además, obtuvo el perdón de Putifar, quien finalmente se había dado cuenta de la trampa que le había tendido su esposa.

Durante los años de abundancia, José se convirtió en el administrador de los almacenes del faraón, encargándose de guardar alimentos para los tiempos malos que vendrían.

Cuando los siete años de abundancia se terminaron, Egipto sufrió una sequía muy extrema que hizo que las cosechas dejaran de crecer. Por suerte contaban con suficientes provisiones como para alimentar a la población entera e incluso vender grano a las tribus de las afueras.

Un día, José vio llegar a doce hombres que necesitaban alimento, ¡eran sus hermanos! Y cuando lo vieron, ninguno de ellos lo reconoció.

Este cuento para niños está basado en la historia bíblica de José, en el libro del Génesis.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars (10 votos, resultado: 6,30 de 10)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por: Erika GC

Te Recomendamos: