Un leñador necesitaba ir en busca de mucha leña, pues acababa de darse cuenta que solo tenía muy poco y nada más que para un día. Se alisto y se fue muy cerca de un río y empezó a cortar un árbol hasta que en su intento se le escapo de las manos cayendo el hacha directo al fondo del río. Al verse impotente de haber perdido la única hacha que tenía, se sentó a llorar amargamente.

El dios Hermes al ver la actitud del leñador y toda su tristeza, muy compadecido sin pensarlo ingreso al fondo del río y le trajo un hacha de oro y le pregunto:

-Es esta tu hacha?, el hombre con toda honestidad le dijo: no, esa no es mi hacha.

Hermes ingreso nuevamente al fondo del río y pregunto otra vez al leñador:

-Me imagino que esta si es ¿verdad?, una vez más y muy triste el hombre respondió: No, tampoco es esa.

Por tercera vez, Hermes se sumerge al río y al salir le trajo su hacha, vuelve a preguntarle:

-Ahora que me dices, ¿es esta verdad ?, al ver el hacha el hombre muy feliz le dice: Siiii, esa si es mi hacha.

Hermes al ver esta actitud, se sintió tan emocionado y admirado por la honestidad del leñador que no pudo más y le regalo las tres hachas. Pero el leñador cuando llego con sus compañeros les contó su aventura y uno de ellos se fue al río y lanzo su hacha a lo profundo de sus aguas sentándose a llorar. al rato Hermes ingresa al río y le trae un hacha de oro, le pregunta si es suya y este le dice:

-¡Pero por supuesto que sí, es mía!

-Hermes horrorizado por tanto descaro al mentir de esa manera, no le entrego el hacha de oro, ni tampoco ingreso a traer la que si era de el. Se quedo sin nada y por cínico lo perdió todo.

hacha y el dios Hermes

La divinidad premia la honradez y reprende al deshonesto.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas (7 votos, Calificación: 8,43 de 10)
Cargando…

Acerca del autor

Esopo