Cuentos Clásicos para Niños Cuentos Largos Infantiles Fábulas Infantiles

El tigre y el ratón

Un tigre perseguía con rapidez a un indefenso mono, que desesperado y cansado de tanto correr pidió ayuda a un ratón que era su amigo y pasaba por allí. El ratón asustado rogó al tigre que le perdonara la vida a su amigo, el mono. Pero el orgulloso tigre ignorando al ratón, delante de él devoró al pobre mono que nada pudo hacer para salvarse. Entonces el ratón le dijo al tigre: “Te comiste a mi amigo, sin reparo alguno. No te importó que yo te rogara por su vida”.

El tigre respondió: “A mí no me importa lo que tú digas. Aquí solo se hace lo que yo digo. Además deberías agradecer que no te como a ti también. No te comeré, solo porque hace poco almorcé una vaca y tuve a tu amigo como postre, así que estoy satisfecho. Solo porque no tengo hambre te salvas.”

El ratón le dijo: “Al comerte a mi amigo, haz firmado un acta de guerra conmigo. Vas a aprender que no existe enemigo pequeño”.  El tigre, con soberbia, le dio la espalda al ratón y se fue cantando. Al día siguiente, el tigre estaba acechando a una gacela, mientras esta tomaba agua. El tigre quiso abalanzarse sobre ella, pero justo en el momento, sintió un dolor insoportable en una de sus patas. “¡Auuu!”, gritó. “¿De donde salió esta trampa de osos?”. De pronto escuchó una vocecita: “¿Te dolió?”. Era el ratón.

“Te perdoné la vida una vez, pero ahora disfrutaré mientras te como igual que a tu amigo”, respondió el tigre. El tigre se safó de la trampa y empezó a corretear a su pequeño nuevo enemigo. Pero el ratón era muy veloz y el tigre lo perdió de vista. Al día siguiente el tigre no fue víctima de una trampa de osos pero ahora sufrió el fuerte golpe de un tronco, en su cabeza. Esta vez el “¡Auuu!” del tigre fue más intenso.

El tigre intentó perseguir al ratón pero no pudo porque estaba mareado por el golpe. Al día siguiente y todos los demás, el tigre recibía un castigo por parte del pequeño ratón. Un día ya no pudo soportarlo y le pidió disculpas al ratón. “¡Por favor, perdóname!, ¡Por lo que más quieras, ya no me golpees todos los días!”.

El ratón respondió: “Ya te olvidaste que no te importó cuando te rogué que no te comas a mi amigo, el mono. ¿Recuerdas lo que hiciste ese día? ¿Recuerdas lo que dijiste?”

“Sí pero por favor perdóname, desde ahora no seré el mismo tigre de antes”, dijo el tigre. “Te he enseñado que no existe enemigo pequeño. Pero también te enseñaré que es bueno perdonar y ser bondadoso. Así que ya no te molestaré más”, dijo el ratón. A partir de ese día el tigre no fue el mismo de siempre y ahora es un tigre bueno

raton-y-tigre

No hay que ser soberbio y hay que tener mucho cuidado con lo que hacemos y decimos. Pensemos en las consecuencias de lo que hacemos hoy.

Debemos ser bondadosos y saber perdonar a los demás.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas (25 votos, Calificación: 9,28 de 10)
Cargando…

Acerca del autor

Anonimo

DESCARGA GRATIS: 20 EJEMPLOS DE CUENTOS CORTOS PARA NIÑOS

RSS Cuentos Infantiles Cortos

  • Prisionero
    Durante la década de los 40. Europa se vio sumida en la guerra más brutal que haya existido hasta el momento en la historia de la humanidad. Marcada por la discriminación y el odio hacia las personas diferentes, esta época derivó en la muerte de millones de personas en diferentes países. Los más afectados fueron […]
    Erika GC
  • El árbol inútil
    Lao Tzu era un gran maestro taoísta que viajaba de pueblo en pueblo acompañado por sus discípulos. Juntos se dedicaban a ayudar a las personas ofreciéndoles consejos, enseñándoles y haciendo las tareas que los más viejos no podían hacer. Su modo de vivir era practicar la compasión y ser generosos con los demás. Un día, […]
    Erika GC
  • El mendigo insoportable
    Había una vez un señor muy poderoso que había llegado a acumular una gran fortuna en China. Su nombre era Guang y aunque era el máximo terrateniente en su región, las riquezas acumuladas no habían servido más que para endurecer su corazón. El día que cumplió cincuenta años hizo preparar un gran banquete para celebrar […]
    Erika GC
  • Concentración
    Había una vez un joven que tenía un gran talento para la arquería. Cuando era un niño, le obsequiaron su propio arco con flechas para practicar y todas las tardes, sin falta, se ponía a disparar en medio del bosque. Así fue hasta que consiguió dominar el arma por completo, convirtiéndose en el mejor arquero […]
    Erika GC
  • Destino
    Hace mucho tiempo, un general japonés entrenó a su ejército para pelear una importante batalla. Sus hombres eran escasos en comparación con los del enemigo, por lo que cualquiera en su lugar se habría dado por vencido antes de caminar rumbo a una masacre. Pero él no. El general siempre había sido valiente desde que […]
    Erika GC

Lee los mejores cuentos del blog