Cuentos Infantiles con Moraleja

El Regalo y la Flor

Ya se iba acercando la fecha del cumpleaños de la madre de Irene, y como cada año, ella y todos sus hermanos  hacían una fiesta. Pero Irene quería hacerle un regalo especial, algo único y exclusivo para ella, y no se refería a un cuadro de macarrones y lentejas, ni a un enorme televisor de plasma o un ramo de flores. Pensaba dónde podría encontrar tal regalo, pues ya sabía que no sería una labor sencilla, así que fue descartando tiendas, supermercados y también pastelerías.

Incluso pensó en cómo lo descubriría, que quizá de bruces se lo encontraría. Y así fue como sucedió, sin esperarlo ni planearlo, una tarde apareció, mientras Irene merendaba algo vio. Un centelleo, un extraño resplandor se veía al final del jardín, pero al cruzarlo resultó estar más lejos, y tiró montaña arriba, sin pensarlo dos veces, entre curiosidad y asombro, queriendo atraparlo. Brillaba al son del viento cautivando a Irene. Ella seguía caminando. Le parecía un cuarzo o quizás un diamante, o mejor aún, una estrella celeste.

Al llegar hasta allí, descubrió una pequeña y extraña  flor, era hermosa y delicada, única en toda la montaña. Irene estaba emocionada, pues  sabía que ese era el regalo que había estado buscando, y no dudó ni un segundo en coger la planta. Haría un bonito prendedor para que lo luciera su madre, o no, tal vez, un broche o un collar, que en su cuello quedaría genial.

La llevó a su casa, y la plantó; la regó y un beso de buenas noches le dio. Al despertar a la mañana siguiente, vieja y mustia se la veía, algo extraño  la sucedía, pues ni de lejos parecía la misma flor de ayer. Pasaron los días y en su rostro ni su brillo ya permanecía. Irene no entendía qué ocurría, pues ella la regaba y la cuidaba cada día. Pero no se daba cuenta que, a pesar de tener todo el cuidado, lo más importante le había quitado.

El día del cumpleaños, Irene, muy triste, le dio la flor alicaída a su madre, y le contó lo que le había ocurrido. Entonces su madre le dijo que no se preocupase por su regalo de cumpleaños, y que sería más bonito regalarle la vida a la plantita, ya que por muy bien atendida que estuviese siempre añoraría el aire, la tierra, el agua y todo aquello que le proporcionaba la montaña.

mama hija flor

Y así Irene entendió que la belleza y aquel brillo que tenía la flor solo podrían existir en el entorno natural donde la había encontrado, y de vuelta la llevó a la montaña.

 

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas (12 votos, Calificación: 7,83 de 10)
Cargando…

Acerca del autor

Paty Cuentacuentos

DESCARGA GRATIS: 20 EJEMPLOS DE CUENTOS CORTOS PARA NIÑOS




RSS Cuentos Infantiles Cortos

  • El secreto de la serenidad
    Había una vez un muchacho que para aprender sobre los secretos de la vida, se retiró a un templo budista que se encontraba en lo alto de una gran montaña, muy apartado de la civilización. Ahí, vivía un viejo maestro llamado Tsin Shih que sería el encargado de guiarlo. Al principio el estudiante se adaptó bien […]
    Erika GC
  • ¿Qué es el amor?
    Una profesora se encontraba dando clase a sus pequeños alumnos cuando, en medio de la lección, uno de ellos levantó la mano y tímidamente le hizo una pregunta. —Maestra… ¿qué es el amor? Al principio, la mujer se quedó descolocada, sin saber como explicárselo. Pero luego de pensarlo por unos segundos, decidió que una pregunta […]
    Erika GC
  • La casa imperfecta
    Había una vez un maestro albañil que toda su vida, desde joven, había trabajado colocando cimientos, levantando paredes y haciendo grandes edificios y casas. Y aunque todos los días sin fallar se había levantado temprano para ir a ganarse la vida honradamente, el tiempo no había pasado en vano. Empezaba a hacerse viejo y pensó […]
    Erika GC
  • El pescador
    Un día, un rico empresario salió a disfrutar de un paseo por la playa. A simple vista, uno podía apreciar que se trataba de un hombre millonario, pues iba vestido con un traje de marca carísimo, llevaba un reloj de oro puro en una muñeca, gafas de sol exclusivas y hasta la goma que usaba […]
    Erika GC
  • La Vaca
    Un día, un joven discípulo salió a viajar por el mundo al lado de su maestro, un viejo muy sabio que había vivido un montón de experiencias y al cual había jurado obedecer. Por largos días caminaron, buscando posada en los lugares que se atravesaban por su camino. Hasta que llegaron a un campo hermoso, […]
    Erika GC

Lee los mejores cuentos del blog

Porque el Día del Padre se debe celebrar todos los días...

Lee Nuestros Artículos creados especialmente para el Día del Padre
Clic Aquí
close-link

Porque el Día del Padre se debe celebrar todos los días...

Lee Nuestros Artículos creados especialmente para el Día del Padre
Clic Aquí
close-link

¿Eres [email protected] o tienes hijos? 

Te damos recursos Gratuitos para educar a los peques.
Clic Aquí