El pájaro de oro (6ta parte)

Publicado por: Erika GC

En el capítulo anterior de nuestra historia, el príncipe lamentablemente fue traicionado por sus hermanos, quienes aun después de haber sido salvados de morir por él, sintieron envidia por las cosas que había conseguido y lo arrojaron al fondo de un pozo. Por suerte, su amiga la zorra estaba ahí para ayudarlo y sin dudarlo, bajó hasta él y le dijo que volviera a sujetarse de su cola.

El muchacho lo hizo y la zorra volvió a trepar hasta la superficie, donde estuvieron a salvo. Ahora el joven tenía que regresar a casa para hacer justicia.

Mientras tanto, en el palacio de su padre se llevaba a cabo una gran fiesta para celebrar el regreso de sus hermanos. El rey estaba encantado con el pájaro de oro y el caballo de oro que le habían traído, y ahora el mayor estaba preparando su boda con la bella princesa, quien no había dejado de llorar al creer que su amado había muerto.

Grande fue la sorpresa de todos cuando vieron entrar a un muchacho sucio y vestido de harapos, que se dirigió hacia el soberano.

—¿Qué significa esto? —preguntó él, sin reconocerlo por lo mucho que había cambiado durante el viaje.

—Padre, soy yo, tu hijo —dijo el príncipe—, fui yo quien consiguió al pájaro de oro y al caballo, y quien sacó a la princesa de su palacio. Mis hermanos quisieron matarme.

Cuando la princesa lo vio, se alegró mucho y le echó los brazos al cuello, corroborando todo lo que le acababa de explicar al rey. Decepcionado, este ordenó que se arrestara a sus hijos mayores.

—Me han deshonrado al tratar de engañarme y lastimar a su hermano. Por eso serán castigados, ¡pasarán el resto de su vida en las mazmorras por este acto tan vil! —declaró él y antes de que ellos pudiesen escapar, fueron arrastrados por los guardias hasta el calabozo.

Una vez que el príncipe se hubo arreglado y tenido mejor aspecto, las celebraciones continuaron y él se casó con la princesa.

Tiempo después, mientras cazaba en el bosque, se encontró con su vieja amiga la zorra.

—Veo que eres muy feliz y conseguiste todo lo que querías —le dijo ella—, en cambio yo, sigo aquí, presa de un hechizo del que solo tú me puedes liberar. ¿Querrás ayudarme?

El joven le prometió que lo haría y entonces ella le pidió que le cortara la cabeza y las patas. Cuando el príncipe usó su espada, la zorra se convirtió en un apuesto hombre, que resultó ser hermano de la princesa. Hacía muchos años que lo habían encantado, obligándolo a permanecer bajo aquella forma animal.

Juntos regresaron al castillo, donde la muchacha se sintió muy feliz al reencontrarse con su familiar.

Todos se quedaron a vivir juntos. Por las tardes, bajaban al jardín a ver como el pájaro de oro se alimentaba con las manzanas doradas del rey y a veces salían a montar también en el caballo de oro. Nadie nunca fue capaz de arruinar su felicidad.

FIN

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars (2 votos, resultado: 10,00 de 10)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por: Erika GC

Te Recomendamos: