Fábulas Infantiles

El Oso triste

En una ciudad rodeada por la mar vivía una pequeña niña llamada María. Era una niña con muchos miedos. No se asustaba de fantasmas precisamente (un día me acuerdo que me contó que hasta a escondidas vio una película de terror con solo 8 años…). A ella le daban miedo otro tipo de cosas, cosas que para otros niños eran las más normales del mundo. No tenía Papá, únicamente Mamá…

Su papá aún vivía, pero dejó a su esposa y a su hija justo aquel año. La pobre María nunca superó aquello… Cada día iba al colegio y veía cómo a la salida, los padres de sus compañeras las estaban esperando para llevarlas a casa en sus flamantes autos. Su Mamá también tenía un automóvil pero después de que el papá de María se fue de casa, nunca volvió a ser la misma.

María se sentía triste. A pesar de ello siempre sacaba buenas notas. -incluso mejores que aquellas niñas que tenían padres y se iban de viajes a Disneyland Paris con ellos- Un día, al tocar la campana que anunciaba el fin de las clases, como siempre salió para volver andando a casa -ya ni miraba si su madre estaba en el parking esperándola a la salida- Iba caminando con la mirada hacía abajo, como siempre, entristecida… Pero chocó con algo. Miro hacía arriba y era un gran oso de pelo marrón y ojos que al darle el sol parecían verdes.

HOOOLAAARRRRRRRRRRR! — le gruñió el oso.

Ella gritó y se fue corriendo lo más rápido que pudo.

—Noooo, noooo tengas miedorrrrr de mí— gritaba él.

Pero ella estaba ya tan lejos que solo oía los gruñidos y corrió más aún hasta cruzar el bosque y llegar a su casa.

Aquel oso había visto a María cruzar triste el bosque durante  casi 3 años, y sólo quería su amistad, cuidar de ella y protegerla…

Pero ella se asustó y jamás se enteró. Aunque días más tarde ella pensó y se arrepintió ¡Así que volvió!

Pero aquel oso triste al día siguiente a otro bosque se marchó y jamás volvió.

Oso triste en silla de parque

Piénsalo, todo el mundo teme al oso por parecer peligroso, pero un día él también fue un osito. Nunca juzgues a una persona tan rápido, y no huyas sin mirar antes atrás, porque puede que cuando te arrepientas esa persona te haya dejado ya atrás.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas (77 votos, Calificación: 8,01 de 10)
Cargando…

Acerca del autor

Anonimo

4 Comentarios

Clic aquí para Comentar

DESCARGA GRATIS: 20 EJEMPLOS DE CUENTOS CORTOS PARA NIÑOS

RSS Cuentos Infantiles Cortos

  • Prisionero
    Durante la década de los 40. Europa se vio sumida en la guerra más brutal que haya existido hasta el momento en la historia de la humanidad. Marcada por la discriminación y el odio hacia las personas diferentes, esta época derivó en la muerte de millones de personas en diferentes países. Los más afectados fueron […]
    Erika GC
  • El árbol inútil
    Lao Tzu era un gran maestro taoísta que viajaba de pueblo en pueblo acompañado por sus discípulos. Juntos se dedicaban a ayudar a las personas ofreciéndoles consejos, enseñándoles y haciendo las tareas que los más viejos no podían hacer. Su modo de vivir era practicar la compasión y ser generosos con los demás. Un día, […]
    Erika GC
  • El mendigo insoportable
    Había una vez un señor muy poderoso que había llegado a acumular una gran fortuna en China. Su nombre era Guang y aunque era el máximo terrateniente en su región, las riquezas acumuladas no habían servido más que para endurecer su corazón. El día que cumplió cincuenta años hizo preparar un gran banquete para celebrar […]
    Erika GC
  • Concentración
    Había una vez un joven que tenía un gran talento para la arquería. Cuando era un niño, le obsequiaron su propio arco con flechas para practicar y todas las tardes, sin falta, se ponía a disparar en medio del bosque. Así fue hasta que consiguió dominar el arma por completo, convirtiéndose en el mejor arquero […]
    Erika GC
  • Destino
    Hace mucho tiempo, un general japonés entrenó a su ejército para pelear una importante batalla. Sus hombres eran escasos en comparación con los del enemigo, por lo que cualquiera en su lugar se habría dado por vencido antes de caminar rumbo a una masacre. Pero él no. El general siempre había sido valiente desde que […]
    Erika GC

Lee los mejores cuentos del blog