Una tarde de primavera, Javier jugaba en casa de uno de sus mejores amigos del barrio. De pronto vio que en la esquina de la sala había un frasco lleno de exquisitos caramelos de muchos colores de esos que se hacen irresisitibles de tan solo mirarlos, y lo mejor de todo es que eran sus favoritos. Sin preguntar a su amigo si podía tomar una de las golosinas, se acerco sigilosamente a tomar un gran puñado de ellos, no quería perderse semejante oportunidad pues pensaba: “Siento que regalados estos dulces serán mas sabrosos” mientras se frotaba las manos y se relamía los labios de las ganas que tenía de probarlos ya. Mientras metía las manos en el frasco y llenaba las manos de los dulces, al querer retirarla se dio cuenta que al tener la mano tan llena de caramelos no la podía sacar .

Como si alguien adivinara sus pensamientos se acerco uno de los niños y le dijo: ¿No crees que estas tomando demasiados caramelos? No son un regalo, deberías pedir permiso para tomarlas y además, tomas muchas y el cuello del jarrón es angosto, creo que es mejor que sueltes algunos porque así no podrás sacar la mano. Pero Javier no quería soltar los dulces y empezó a llorar desconsoladamente de la rabia e impotencia que sentía.

La dueña de casa al ver la escena, se acerco inclinándose tiernamente y mirándolo a los ojos lo tomó de una de sus mejillas llena de lagrimas y le dijo: “Si solo tomas la mitad, sacaras la mano y te llevaras los caramelos”. Esta bien, gracias, respondió Javier secándose las lagrimas Al verlo llorar sus compañeros de juego, sintieron mucha pena unos y vergüenza ajena otros por lo sucedido.

 

Por cierto, antes que te olvides, ¿nos apoyarías con un like? De esta forma nos apoyas a seguir publicando de forma gratuita.😀

dulces1

 

Nunca trates de abarcar demasiado. Siempre es mejor empezar tomando solo lo necesario.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas (72 votos, Calificación: 9,17 de 10)
Cargando...

Acerca del autor

Esopo

¡Sé el primero en comentar!

Clic aquí para Comentar