El niño descalzo

Publicado por: Erika GC

Hace mucho tiempo, en un pueblo muy remoto de Francia, vivía un niño llamado Pierre que era huérfano. Había perdido a sus padres a muy temprana edad y vivía con una avariciosa tía, que nunca había sido cariñosa con él. A esta mujer lo único que le importaba era el dinero, a tal grado que hacía de todo para no gastar lo que tenía. Por eso vivían en una casa muy modesta y muy incómoda en invierno. Comían solamente sobras y se calentaban con aceite viejo.

El pobre Pierre ni siquiera tenía zapatos, ya que su malvada tía no quería comprarle unos. Andaba descalzo todo el tiempo, pero nunca había dejado de tener un noble corazón. Pierre soportaba los malos tratos de su tía con una actitud optimista y era amable con los demás.

Cuando llegó el invierno, el niño se talló unos suecos de madera para poder proteger sus pies de la nieve. En la víspera de Navidad, se encontraba muy nervioso por la llegada de Papá Noel. Debía dejar sus zapatos junto a la ventana para que el buen hombre pudiera dejarle sus regalos, apenas llegara con su tía de la Iglesia, donde daban la tradicional Misa de Gallo.

No obstante, al estar a punto de entrar en su casa, Pierre vio a un niño en la calle que se moría de frío, ya que tampoco tenía zapatos. Sintió tanta lástima por él, que sin dudarlo se quitó uno de los suyos y se lo regaló.

—¡Ya has perdido uno de tus suecos! —lo regañó su desagradable tía— ¡Pues a ver como lo repones, porque no voy a dejar que gastes otro tronco de leña para tallar uno nuevo! Ahora te vas a la cama sin cenar.

Muy triste, Pierre se fue a su habitación, pero antes dejó su sueco restante en la ventana.

A la mañana siguiente, los niños jugaban entre la nieve con sus juguetes nuevos. Pierre corrió a ver su zapato y se quedó impresionado. Papá Noel le había dejado no solo un par de relucientes zapatos nuevos, sino juguetes y todo lo que necesitaba para pasar el invierno: abrigos, ropa, suéteres, gorros y bufandas. Hasta le había obsequiado un par de mantas muy calientitas para pasar las noches invernales.

Además, le había dejado una cesta llena de comida deliciosa para disfrutar en Navidad.

Muy emocionado, Pierre salió de su casa y vio un trineo majestuoso en la nieve, desde el cual un hombre barbudo y vestido de rojo le sonreía bondadosamente. ¡Era Santa Claus! Y a su lado iba un niñito vestido de blanco, que sostenía el sueco que él le había regalado. Era el niño Jesús, quien también lo había recompensado por ser tan bueno.

Pierre nunca olvidó la importancia de la generosidad en las navidades.

Moraleja: Lo que esta fábula nos ha enseñado, es que debemos aprender a dar para recibir. Siempre sé generoso con quienes te rodean, pues en la medida en que des al mundo, el mundo te devolverá con creces.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars (6 votos, resultado: 8,33 de 10)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por: Erika GC

Te Recomendamos: