Cuentos Muy Cortos para Niños Cuentos para Dormir Fábulas de Esopo Fábulas Infantiles Otros Cuentos

El molinero, su hijo y su asno

Un molinero necesitaba dinero, por eso acordó con su hijo llevar uno de sus asnos a la feria en una ciudad cercana. En el camino el anciano se encontró con un grupo de personas, la mayoría eran mujeres, quienes al verlos murmuraban entre risas cerca de un pozo. Luego una de ellas grito:

-Miren eso, donde se ha visto que dos personas caminan al lado de un asno cuando en vez de fatigarse podrían subirse en el lomo del animal como todos lo hacen no?

El anciano que tenía buen oído, entendió el mensaje haciendo así que su hijo monte al asno y continuaron el viaje mientras entonaban un canto muy alegre. Avanzaron y luego encontraron una pareja de ancianos que discutían quien sabe porque, al ver al joven en el asno dijo la señora:

-¡Mira viejo!, pero que falta de consideración es esa, el joven viaja cómodamente sentado y el anciano camina y se fatiga. Joven baje usted y que descanse sus piernas su padre.

Este comentario avergonzó al padre, por eso hizo que su hijo baje para subir al asno continuando su camino, a los pocos minutos llegaron cerca a un grupo de mujeres y niños quienes al verlos en coro dijeron:

-¿Señor no le da vergüenza viajar sentado mientras el niño apenas puede llevarle el ritmo caminando? El bondadoso molinero al oír esto, subió a su hijo y lo puso detrás de el avanzando y llegando ya cerca de la ciudad.

Pero un anciano al verlos pregunto:

-¿Es su asno?, si, respondió el molinero. ¿Y no le parece que ustedes son mucho peso para el? entre los dos deberían cargarlo un rato para que descanse. Como no, lo intentaremos, dijo el molinero. Una vez que lo levantaron, cruzaban un puente. Allí tampoco falto la gente que al verlos se burlaba entre risas y comentarios inútiles que hasta el asno entendió, haciendo que el animal también se enoje desatándose y cayendo al río los tres.

El anciano avergonzado regreso a casa, entendió que no se podía complacer a todos y lo peor, fue que ni siquiera vendió el asno.

anciano molinero bondadoso que perdio el asno

Toma tus decisiones con tu propio criterio, no con el de los demás..

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars (11 votos, resultado: 9,18 de 10)
Cargando…
Loading...

Acerca del autor

Esopo

1 Comentario

Clic aquí para Comentar

DESCARGA GRATIS: 20 EJEMPLOS DE CUENTOS CORTOS PARA NIÑOS

Loading...




RSS Cuentos Infantiles Cortos

  • El pescador
    Un día, un rico empresario salió a disfrutar de un paseo por la playa. A simple vista, uno podía apreciar que se trataba de un hombre millonario, pues iba vestido con un traje de marca carísimo, llevaba un reloj de oro puro en una muñeca, gafas de sol exclusivas y hasta la goma que usaba […]
    Erika GC
  • La Vaca
    Un día, un joven discípulo salió a viajar por el mundo al lado de su maestro, un viejo muy sabio que había vivido un montón de experiencias y al cual había jurado obedecer. Por largos días caminaron, buscando posada en los lugares que se atravesaban por su camino. Hasta que llegaron a un campo hermoso, […]
    Erika GC
  • El papel arrugado
    Era un día normal en la escuela cuando Luis, uno de los estudiantes más conflictivos del salón, golpeó a uno de sus compañeros después de discutir por una tontería. No contento con eso también insultó a Noé, el chico con quien había peleado por un comentario inofensivo. En el fondo, Luis era una buena persona […]
    Erika GC
  • El árbol triste
    Había una vez un bosque frondoso en el cual habitaban distintos tipos de árboles. Todos ellos convivían felices y en armonía, pero había uno en especial al que siempre se le veía cabizbajo y triste. Y es que él, a diferencia de los demás, no tenía la menor idea de quien era. No daba frutos […]
    Erika GC
  • El saco de plumas
    En un pueblo vivía un hombre que apreciaba mucho a su mejor amigo, pues desde niños se habían criado juntos. Habían crecido, estado el uno con el otro en las buenas y en las malas, y se habían ayudado en los tiempos de necesidad. Parecía que nada en el mundo podría quebrantar esa gran amistad […]
    Erika GC

Lee los mejores cuentos del blog