Cuentos Muy Cortos para Niños Cuentos para Dormir Fábulas de Esopo Fábulas Infantiles Otros Cuentos

El molinero, su hijo y su asno

Un molinero necesitaba dinero, por eso acordó con su hijo llevar uno de sus asnos a la feria en una ciudad cercana. En el camino el anciano se encontró con un grupo de personas, la mayoría eran mujeres, quienes al verlos murmuraban entre risas cerca de un pozo. Luego una de ellas grito:

-Miren eso, donde se ha visto que dos personas caminan al lado de un asno cuando en vez de fatigarse podrían subirse en el lomo del animal como todos lo hacen no?

El anciano que tenía buen oído, entendió el mensaje haciendo así que su hijo monte al asno y continuaron el viaje mientras entonaban un canto muy alegre. Avanzaron y luego encontraron una pareja de ancianos que discutían quien sabe porque, al ver al joven en el asno dijo la señora:

-¡Mira viejo!, pero que falta de consideración es esa, el joven viaja cómodamente sentado y el anciano camina y se fatiga. Joven baje usted y que descanse sus piernas su padre.

Este comentario avergonzó al padre, por eso hizo que su hijo baje para subir al asno continuando su camino, a los pocos minutos llegaron cerca a un grupo de mujeres y niños quienes al verlos en coro dijeron:

-¿Señor no le da vergüenza viajar sentado mientras el niño apenas puede llevarle el ritmo caminando? El bondadoso molinero al oír esto, subió a su hijo y lo puso detrás de el avanzando y llegando ya cerca de la ciudad.

Pero un anciano al verlos pregunto:

-¿Es su asno?, si, respondió el molinero. ¿Y no le parece que ustedes son mucho peso para el? entre los dos deberían cargarlo un rato para que descanse. Como no, lo intentaremos, dijo el molinero. Una vez que lo levantaron, cruzaban un puente. Allí tampoco falto la gente que al verlos se burlaba entre risas y comentarios inútiles que hasta el asno entendió, haciendo que el animal también se enoje desatándose y cayendo al río los tres.

El anciano avergonzado regreso a casa, entendió que no se podía complacer a todos y lo peor, fue que ni siquiera vendió el asno.

Toma tus decisiones con tu propio criterio, no con el de los demás..

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas (13 votos, Calificación: 9,31 de 10)
Cargando…