Había una vez un niño llamado Luis que cada vez que estaba en el recreo de su escuela, trataba de maltratar a sus demás compañeros. Cada día la mamá recibía quejas y notas en un cuaderno, enviadas por la tutora de Luis.

La madre de Luis no sabía que hacer en realidad, pues ella trabajaba todos los días y llegaba a casa muy agotada con la esperanza de recibir alguna alegría de su amado hijo. Pero no siempre era así, lo cual la entristecía mucho.

Una mañana Luis vino a casa con el ojo morado, provoco una pelea en la escuela para demostrar que era muy fuerte y en realidad no lo era, era abusivo porque creía que eso le daba superioridad. En la dirección del colegio le hicieron entender a Luis y a su madre, que no saber controlar sus impulsos en realidad lo hacía débil como persona. Este niño aprendió en casa, de sus hermanos mayores.

Después de una larga conversación el niño entendió lo suficiente para empezar a dar cambios. Lo bueno de todo es siempre reconocer nuestras faltas para luego aceptar la ayuda necesaria. Su madre, empezó a llegar mas temprano a casa y los fines de semana Luis practicaba siempre un deporte favorito como la natación o el fútbol, controlaba cada vez su enojo e hizo buenos compañeros de juego.

 

La fortaleza física es mejor cuando es acompañada de nobleza, respeto y dominio propio. Esa es la verdadera fuerza de carácter.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas (151 votos, Calificación: 7,74 de 10)
Cargando…

Acerca del autor

Paty Cuentacuentos

DESCARGA GRATIS: 20 EJEMPLOS DE CUENTOS CORTOS PARA NIÑOS

RSS Cuentos Infantiles Cortos

  • Prisionero
    Durante la década de los 40. Europa se vio sumida en la guerra más brutal que haya existido hasta el momento en la historia de la humanidad. Marcada por la discriminación y el odio hacia las personas diferentes, esta época derivó en la muerte de millones de personas en diferentes países. Los más afectados fueron […]
    Erika GC
  • El árbol inútil
    Lao Tzu era un gran maestro taoísta que viajaba de pueblo en pueblo acompañado por sus discípulos. Juntos se dedicaban a ayudar a las personas ofreciéndoles consejos, enseñándoles y haciendo las tareas que los más viejos no podían hacer. Su modo de vivir era practicar la compasión y ser generosos con los demás. Un día, […]
    Erika GC
  • El mendigo insoportable
    Había una vez un señor muy poderoso que había llegado a acumular una gran fortuna en China. Su nombre era Guang y aunque era el máximo terrateniente en su región, las riquezas acumuladas no habían servido más que para endurecer su corazón. El día que cumplió cincuenta años hizo preparar un gran banquete para celebrar […]
    Erika GC
  • Concentración
    Había una vez un joven que tenía un gran talento para la arquería. Cuando era un niño, le obsequiaron su propio arco con flechas para practicar y todas las tardes, sin falta, se ponía a disparar en medio del bosque. Así fue hasta que consiguió dominar el arma por completo, convirtiéndose en el mejor arquero […]
    Erika GC
  • Destino
    Hace mucho tiempo, un general japonés entrenó a su ejército para pelear una importante batalla. Sus hombres eran escasos en comparación con los del enemigo, por lo que cualquiera en su lugar se habría dado por vencido antes de caminar rumbo a una masacre. Pero él no. El general siempre había sido valiente desde que […]
    Erika GC

Lee los mejores cuentos del blog