En una ocasión un joven pastor de ovejas, mientras pastoreaba su rebaño empezó a bromear gritando que un lobo se estaba comiendo a las ovejas, diciendo:

-¡El lobo, el lobo, esta atacando a las ovejas, auxilio!, y cuando los vecinos corrían en su ayuda, el se reía a carcajadas al verlos tan preocupados, porque todo era mentira.

En otra ocasión, le pareció que de verdad se acercaba el lobo, pero sin estar seguro, aun dudando, se atrevió nuevamente a pedir auxilio una vez mas. Llegaron otra vez los vecinos, solo que esta vez armados de palos y machetes, pero al ver que no había ningún lobo, se acordaron que una vez los llamó y se burlaba de ellos y enojados otra vez se fueron decididos a no volver mas si el joven pedía auxilio.

A las semanas el joven pastoreaba alegremente, y de pronto en una de las colinas se dio cuenta que un lobo los observaba, pero esta vez no venía solo, muy temeroso al advertir el peligro, esta vez el muchacho corrió lo más que pudo y desesperado gritaba:

-¡El lobo, el lobo se acerca, auxilio, auxilio! solo que esta vez los vecinos creyeron que el joven se burlaba de ellos, por lo que oyendo sus gritos resolvieron que nadie iría en su ayuda.

El lobo al asegurarse que no había ningún peligro, el y los demás lobos que estaban tan hambrientos, comieron hasta la saciedad y así acabaron con el rebaño de ovejas y le quitaron la gracia al joven pastor. El muchacho pudo escapar a tiempo, y luego de la amarga experiencia decidió nunca más mentir al ver las terribles consecuencias de su mal proceder y entendió que hay cosas con las que no se puede jugar, ya que las mentiras solo alimentan la desconfianza de los demás y es muy difícil recuperarla.

pastor de ovejas burlon

 

En boca de un mentiroso, la verdad siempre se hace dudosa.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas (15 votos, Calificación: 9,80 de 10)
Cargando…