El gato desesperado

Publicado por: Anonimo

Un gato que paseaba por un parque , tenía varios días sin comer y estaba débil. Incluso los ratones eran más rápidos que él y se le escapaban. Un día, estando muy débil, ya no soportaba más el hambre y al ver unos árboles de manzana en el jardín de una vecina, se animó a ir por ellas. Estaba tan débil, que ya no podía saltar lo suficiente. Pero era tanto el hambre que el gato empezó a saltar desesperado.

Muy cansado, sin lograr tener siquiera una manzana, decidió darse por vencido y pensó que mejor era irse a su casa a dormir. El gato no pensó que trepando por un muro que estaba al costado del árbol, hubiera podido alcanzar fácilmente las manzanas, sin intentar en vano saltar y gastar sus energías para no obtener nada. Por no detenerse a pensar un momento, se rindió y perdió una gran oportunidad.

gato durmiendo

En la vida a veces nos sucede lo mismo. En momentos de desesperación, no nos detenemos a pensar un poco y no vemos las oportunidades. Finalmente nos llegamos a dar por vencidos. Muchas veces si nos detenemos a pensar con calma, podemos dar solución a nuestros problemas.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars (22 votos, resultado: 8,91 de 10)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por: Anonimo

Te Recomendamos: