Cuentos Largos Infantiles

Recordando el día de la madre

Un domingo de mañana a la hora del desayuno, entre todos servíamos la mesa con nuestro Padre. Muy sonriente como siempre, aprovechando que nuestra Madre aún seguía en la cocina, en una actitud muy cómplice, para que ella no lo oyera ni por casualidad, nos dijo en voz baja: “Ya se acerca el día de las Madres, debemos hacer algo especial”. Para nosotros, todos los días eran felices y especiales, por eso murmurábamos qué podíamos hacer. Ese domingo debía ser único, inolvidable, el mejor. De eso nos encargaríamos todos porque adorábamos a nuestra Madre. Había un detalle que no podía pasar por alto. A mi Madre le encantaba que todo lo hagamos con amor y si habían regalos tendríamos que hacerlo nosotros mismos, así como todo lo que ella hacía por nosotros. Cuando lavaba, lo hacía cantando y si cocinaba era para sus príncipes como ella decía.

Si nos enfermábamos era la mejor enfermera del mundo, se encargaba de mitigar nuestro dolor aún antes de darnos las medicinas. Su ternura y alegría parecía ser todo lo que necesitábamos para sentir alivio. Ella era muy especial, era puro amor decía nuestro Padre, quien repetía siempre: ” No sé que haría sin ella”. Era la persona mas importante de nuestra vida. Se acercaba el día tan ansiado y nosotros alistábamos tarjetas y adornos hechos con nuestras propias manos. Nuestra Madre amaba eso más que cualquier otra cosa material. Ella prefería nuestros regalos, mal hechos e imperfectos, arrugados pero los conservaba como la joya más valiosa. Nos gustaba verla tan contenta. ” Cuando sean Madres me entenderán” le decía a mis hermanas.

Cuando llegó el gran día mi Padre, le cantó una ranchera a mi Madre de esas que él le cantaba al oído cuando se enamoraron, mis hermanos tocaban la trompeta y la guitarra, los más pequeños aplaudíamos al ver a nuestros Padres cantando y bailando. Luego, mis hermanos mayores servían los platos favoritos de la reina de nuestras vidas. ¡Éramos tan felices!. Hacíamos lo mejor que podíamos por nuestra Madre cada día, muy conscientes de que nadie es eterno en esta vida. Pasaron los años y tuvimos que enseñarle a nuestros hijos que la abuela era un ser especial.

dia de la madre

Ella decía: “Mis hijos no tienen por qué gastar dinero para hacerme regalos. Si me van a dar algo, si lo hacen con sus manos, para mí es mejor”. Ahora no vamos solos a celebrar el día de nuestra reina, ahora vamos con sus nietos a celebrar al cementerio y seguimos con nuestra tradición, de hacerlo todo con nuestras manos, aprendimos a hacer las flores de papel que tanto le gustaban y escribimos al lado una tarjeta que dice: “Felicidades en tu día Rosita”, para que donde ella esté, desde el cielo las vea porque se la damos con mucho amor.

El día de la madre es un día especial. Regálale algo que sea hecho con tus propias manos.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas (23 votos, Calificación: 8,30 de 10)
Cargando…

Acerca del autor

Anonimo

6 Comentarios

Clic aquí para Comentar

  • es una hermosura q se acuerden en cuentos de nuestras madres q orgullo el escritor q escribió este cuento tiene q estar contento de escribir hermosuras como estas q son muy importantes para nuestras madres y para las futuras madres me sirve de muchos estos cuentos son un agrado para mi…♥♥♥♥ GRAXIAS POR ESTAS HISTORIAS BESOOOSS♥♥♥♥.

  • hola me gusta su pagina soy una mamá que busca apoyo para que mi hijo lea mejor y comprenda la lectura y se desemvuelva mejor en la escuela espero lograrlo y que a la vez sea divertido ¡¡¡gracias!!!

  • ES MUY BONITO ESTE CUENTO YO ESTOY DE ACUERDO CON LO QUE DICE NOSOTROS LE HACEMOS A NUESTRA MAMI SUS REGALOS Y SON LOS Q MAS LE GUSTAN. TE QUIERO MAMITA HERMOSA CHALI ES LA MEJOR MAMA.

DESCARGA GRATIS: 20 EJEMPLOS DE CUENTOS CORTOS PARA NIÑOS

RSS Cuentos Infantiles Cortos

  • El mendigo insoportable
    Había una vez un señor muy poderoso que había llegado a acumular una gran fortuna en China. Su nombre era Guang y aunque era el máximo terrateniente en su región, las riquezas acumuladas no habían servido más que para endurecer su corazón. El día que cumplió cincuenta años hizo preparar un gran banquete para celebrar […]
    Erika GC
  • Concentración
    Había una vez un joven que tenía un gran talento para la arquería. Cuando era un niño, le obsequiaron su propio arco con flechas para practicar y todas las tardes, sin falta, se ponía a disparar en medio del bosque. Así fue hasta que consiguió dominar el arma por completo, convirtiéndose en el mejor arquero […]
    Erika GC
  • Destino
    Hace mucho tiempo, un general japonés entrenó a su ejército para pelear una importante batalla. Sus hombres eran escasos en comparación con los del enemigo, por lo que cualquiera en su lugar se habría dado por vencido antes de caminar rumbo a una masacre. Pero él no. El general siempre había sido valiente desde que […]
    Erika GC
  • El secreto de la serenidad
    Había una vez un muchacho que para aprender sobre los secretos de la vida, se retiró a un templo budista que se encontraba en lo alto de una gran montaña, muy apartado de la civilización. Ahí, vivía un viejo maestro llamado Tsin Shih que sería el encargado de guiarlo. Al principio el estudiante se adaptó bien […]
    Erika GC
  • ¿Qué es el amor?
    Una profesora se encontraba dando clase a sus pequeños alumnos cuando, en medio de la lección, uno de ellos levantó la mano y tímidamente le hizo una pregunta. —Maestra… ¿qué es el amor? Al principio, la mujer se quedó descolocada, sin saber como explicárselo. Pero luego de pensarlo por unos segundos, decidió que una pregunta […]
    Erika GC

Lee los mejores cuentos del blog