Un cazador de aves voladoras, vio que era bueno salir de caza, se apresuro y alisto todo lo necesario para empezar su día. Este cazador disfrutaba mucho de este hobby, para él, pues desde niño vio que su padre y tíos se dedicaban a hacer lo mismo con gran éxito, y vaya que sí aprendió.

En el camino el cazador vio a un tordo, un ave que daba vueltas de árbol en árbol. En ese momento alisto su herramientas sin dejar de ver hacia arriba del árbol, no quería perder de vista al tordo para que no se le escape. Pero por hacerlo, distraído en sus intentos, no fue capaz de ver lo que tenía muy cerca de sus pies, pues en el lugar donde pisaba abundaban las cobras, y muy cerca a el había una que descansaba muy cerca del árbol, una vez que sin querer la aplasto la cobra mordió al cazador causándole un gran dolor de muerte.

Habiéndose hecho daño a sí mismo el infeliz hombre, lamentando su imprudencia, renegó de lo sucedido mientras agonizaba y con dolor y llanto exclamó:

-¡No puede ser! yo queriendo atrapar a mi presa y termino siendo presa de un áspid, solo por no ver por donde camino, acabando con mi vida inultimente un ser más astuto que yo mismo.

Por cierto, antes que te olvides, ¿nos apoyarías con un like? De esta forma nos apoyas a seguir publicando de forma gratuita.😀

culebra que mata un cazador

Si le haces daño a alguien, piensa si en realidad atraes hacia ti, tu propia destrucción.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas (7 votos, Calificación: 8,00 de 10)
Cargando...

Acerca del autor

Esopo

¡Sé el primero en comentar!

Clic aquí para Comentar